4.2. EL CASO DE BURGOS

  • 4.2.1. Resumen y descripción del proceso.
  • 4.2.2.Etapas, agentes y secuencias.
    • 4.2.2.1. Etapa Nº1: Plan 0 Peatonalización del Centro Histórico (1995-1999).
    • 4.2.2.2. Etapa Nº2: Planeamiento en la década de los 90.
    • 4.2.2.3. Etapa Nº3: Consolidación, reparación y ampliación, aparcamiento subterráneo y ordenación de la    Plaza Mayor (2003-2005).
    • 4.2.2.4. Etapa Nº 4: I Plan Municipal de Peatonalización del Centro Histórico (2005-2007).
    • 4.2.2.5. Etapa Nº 5: II Plan Municipal de Peatonalización del Centro Histórico (2007-2011).
    • 4.2.2.6. Etapa Nº 6: Proyecto urbanización del Paseo de la Sierra de Atapuerca (2009-2011).
  • 4.2.3. Resultados y conclusiones generales.

4.2. El caso de BURGOS.

B1.JPG

Como se verá a continuación, en el caso de Burgos, el iniciador y conductor del proceso peatonal de la ciudad es el Ayuntamiento, apoyándose en varios instrumentos: planes urbanísticos de ámbito municipal (Planes Generales), incluyendo un Plan Especial de Protección, proyectos de peatonalización y de urbanización, todos referidos al ámbito de actuación en el centro histórico. En este sector se desarrollan las mayores peatonalizaciones de la ciudad, sin que se hayan llevado a cabo actuaciones de la misma contundencia en el resto de la urbe.

Muchas de las intervenciones utilizan fondos externos para la ejecución de las obras de peatonalización, concentrándose dichas subvenciones entre los años 2006 y 2011. Dichas ayudas provienen de diversas administraciones como la central, autonómica y europea.

El contenido de los elementos singulares de la ciudad, desarrollados en función de su tipología, así como los planos de los procesos peatonales y los accesos al casco histórico, que sirvieron de base para hacer el estudio de la ciudad de Burgos, se recogen en el Anexo H, al final de esta investigación.

4.2.1.  Resumen y descripción del proceso.

A finales de la década de los 90 se empieza a trabajar con la peatonalización del centro histórico de Burgos a partir de la propuesta de peatonalizar algunas calles preferentes del Plan Especial de Centro Histórico -PECH- de 1995.

La mayor evolución de este tipo de actuaciones se presenta a raíz de los Planes de Peatonalización promovidos desde el Consistorio como promesas electorales y desarrollados desde 2005 hasta 2012, reurbanizando las calles y transformándolas en peatonales hasta el punto de cerrar al tráfico gran parte del centro de la ciudad.

Destaca por su magnitud y polémica la peatonalización de la Plaza Mayor, finalizada en el año 2005. La última etapa del proceso es la peatonalización del Paseo de Atapuerca como antesala del nuevo Museo de Evolución Humana.

En el siguiente cuadro se recogen las distintas etapas que se consideran como hitos básicos en el proceso peatonal de la ciudad de Burgos.

Cada una de estas etapas se desarrolla de forma exhaustiva en este apartado, estando formadas fundamentalmente por instrumentos de planeamientos, planes municipales y proyectos de urbanización.

Al final del desarrollo de cada etapa, se incluye un cuadro numérico con las localizaciones y las cifras de las peatonalizaciones que se van realizando en cada una de ellas, añadiendo además el grado de peatonalización cronológico de su casco antiguo.

B2.JPG

   4.2.2. Etapas, agentes y secuencias.

4.2.2.1. Etapa Nº1: Plan 0 Peatonalización del Centro Histórico (1995-1999).

B3.JPG

Antecedentes.

El Plan 0 de Peatonalización se considera la primera actuación peatonal que se realiza en el casco histórico de Burgos a finales de los 90. A principios de la misma década se llevan a cabo una serie de proyectos que se podrían considerar como los inicios de la creación de nuevos espacios peatonales para la ciudad, a través de la construcción de aparcamientos subterráneos que ayudan a transformar su superficie exterior en nuevos espacios peatonales.

Tal como se relata en el artículo del Diario de Burgos, titulado “Cuando los parkings nacían como setas” (diariodeburgos.es, 10 de junio de 2012), en 1992 existían 14 nuevos aparcamientos con más de 5.000 plazas de garaje. De estas intervenciones, destacan por transformar su superficie exterior en un nuevo espacio peatonal, el aparcamiento de la Plaza de la Vega [Figura 116], el de la Plaza de España [Figura 117] y el de la Plaza Huerto del Rey, localizadas en su casco histórico.

Otra iniciativa de comienzos de los 90 es la construcción de un aparcamiento incrustado en el mismo casco histórico, el de la Plaza Huerto del Rey [Figura 118], transformando por completo su superficie con la eliminación de los tilos de gran porte y sus cepellones existentes, provocando la oposición y el enfado de los comerciantes y vecinos (diariodeburgos.es, 10 de junio de 2012); esta obra cuenta con la aprobación en 1990 de la Comisión Territorial del Patrimonio siendo muy complicada su construcción por encontrarse rodeada de edificios antiguos, por lo que se reduce el número de garajes; finalmente la plaza amplía su urbanización, obra realizada por la Brigada Municipal de Obras.

116.JPG

Iniciativa.

El precursor de la nueva avalancha de aparcamientos subterráneos en los comienzos de la década de los 90 es el entonces alcalde José María Peña (entre 1979 y 1992, bajo las siglas de UCD, AP y PP ) que, con la fórmula de construcción en régimen de concesión, llena gran parte de Burgos de plazas de aparcamientos para residentes.

Ahora bien, quien comienza a peatonalizar las primeras calles de Burgos es el siguiente alcalde, el popular Valentín Niño (entre 1992 y 1999 con el Partido Popular), conocido como el alcalde humano muy próximo al ciudadano y a los problemas de la ciudad (diariodeburgos.es, 02 de octubre de 2013).

Objetivos.

Entre los propósitos de Valentín Niño como alcalde es la recuperación del casco histórico con dos objetivos principales, por un lado la rehabilitación de edificios públicos emblemáticos del centro, como el Teatro Principal, que llevaba 51 años sin actividad hasta su reapertura en 1997, y por otra la recuperación de sus calles para los peatones y así dar comienzo a la desaparición de los coches.

Propuestas sobre la peatonalización.

El Ayuntamiento considera como Plan 0 las intervenciones en la Calle La Paloma, Calle Laín Calvo y Almirante Bonifaz y la remodelación del Paseo del Espolón, que ya era un espacio peatonal.

La urbanización Calle La Paloma [Figura 119], (BOE Nº75, 29/03/1995), es la primera en peatonalizarse en el año 1995, cuyo proyecto es redactado por los propios servicios técnicos municipales, en el que predomina un único color gris oscuro del pavimento continuo.

119.JPG

La actuación que le sigue es la peatonalización de las calles Laín Calvo y Almirante Bonifaz [Figura 120] (BOE Nº1748, 03/02/1998) en 1998, dando continuidad a la calle La Paloma. La única diferencia es en el diseño del pavimento que ahora se diferencia de los laterales con un solado más claro (coincidentes con las antiguas aceras), separados por una franja rojiza del resto de suelo central de color gris oscuro.

120.JPG

A continuación se presenta la remodelación del Paseo del Espolón [Figura 121 y 122] que, por su localización a orillas del Río Arlanzón y a los pies de la antigua muralla, siempre había tenido la consideración de paseo peatonal de la ciudad, teniendo a lo largo de su historia numerosas modificaciones en cuanto a su pavimentación y vegetación; la última es la realizada en 1999 para la que se convoca un concurso de ideas para su remodelación (BOE Nº15, 17/01/1997), adjudicándose la obra a CEYD CONSTRUCCIONES.

121.JPG

Junto a estas 3 actuaciones, esta década destaca también por la intervención en el Río Arlanzón y en el Paseo de la Universidad (BOE Nº62, 14/03/1995) promovidas también por Valentín Niño, con el objetivo de recuperar las márgenes del río Arlanzón para su uso peatonal y la urbanización del Paseo de la Universidad, ambos proyectos redactados por el Ingeniero de Caminos Ramón Parra, dando lugar a dos importantes ejes peatonales que recorren la ciudad.

Resultados y datos numéricos.

Los inicios de las peatonalizaciones se produce en la década de los 90, bajo la tutela del Ayuntamiento, y más concretamente de su alcalde. Se ejecutan pequeñas actuaciones en el casco histórico, buscando su mejora comercial y peatonal.

De los 19.228m2 ejecutados con el Plan 0, algo menos del 60% corresponde con la remodelación del Paseo del Espolón, el resto corresponde a las calles del casco histórico y casi 10.000m2 se transforman en espacios peatonales con la construcción de nuevos aparcamientos subterráneos.

Esta fórmula de “aparcamiento subterráneo – plaza peatonal en superficie”, está muy extendida en las ciudades seleccionadas tal y como se comprueba en el capítulo “3.3.3. Las plazas peatonales”. Se especifica como un tipo de plaza peatonal frecuente aquella con aparcamiento subterráneo, recordando que se localiza en al menos 1 de cada 4 plazas analizadas. En esta ciudad, y en las dos siguientes, se desarrolla ampliamente las intervenciones de este tipo al considerarlas como complementarias a las peatonalizaciones de las ciudades, incorporando importantes áreas peatonales a la ciudad.

Con este Plan 0 se reurbaniza 1,4 km quedando como peatonal un 11% del Centro Histórico, teniendo en cuenta su límite tomando como base el plano realizado por Francisco de Coello de 1868, tal y como se desarrolla en el apartado anterior 3.3.1. “Espacios peatonales en los cascos antiguos”.

TB1.JPG

 4.2.2.2. Etapa Nº2: Planeamiento en la década de los 90.

Plan General de Ordenación Urbana.

b1.JPG

Antecedentes.

Con la llegada del primer Ayuntamiento democrático a Burgos en 1979, se encarga a la empresa DELTA SUR S.A. la redacción de un nuevo Plan General que se aprueba de forma definitiva en 1985 (López, 2011, p. 9-17).

Durante el proceso de su redacción se presentan una serie de irregularidades al haberse eliminado un trámite de audiencia y de exposición pública, lo que provoca su anulación por sentencia del Tribunal Supremo en el año 1989 (Rial, 2008), un acontecimiento que retrasa considerablemente la aprobación del plan por lo que también se cambia la empresa redactora, siendo la nueva empresa encargada PROINTEC S.A.

El 30 de abril de 1999 se aprueba provisionalmente el Plan General por el pleno del Ayuntamiento y a continuación, el 18 de mayo, La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de Castilla y León aprueba definitivamente la Revisión y adaptación del Plan General de Ordenación Urbana de Burgos (BOCYL Nº99, 26/05/1999).

Posteriormente se aprueba definitivamente la Modificación el Plan General para adaptarse a la Ley 5/1999 de Urbanismo de Castilla y León y otras modificaciones relativas a recursos administrativos estimados (BOCYL Nº9101, 25/05/2001).

Objetivos.

Los propósitos marcados desde el Plan General para el Centro Histórico (Plan General Ordenación Urbana de Burgos: Memoria Justificativa 3.2.1.2), son: asegurar su efectiva protección y revitalización, recuperándolo mediante la protección de edificios y espacios urbanos, además de mejorar la calidad medioambiental de sus residentes y fomentar la integración social; desincentivar la utilización del automóvil privado y fomentar una peatonalización compatible con los servicios al comercio.

De ello se deriva un proceso de peatonalización progresiva del centro, además de la incorporación de “Itinerarios peatonales” para facilitar su tránsito y estancia, complementarios a la actividad comercial y el acceso a equipamientos (Plan General Ordenación Urbana de Burgos: Memoria Justificativa 3.3.3.3).

En el Plan General se hace referencia a la peatonalización del centro histórico dirigiéndose al Plan Especial Centro Histórico (PECH). En el momento de su aprobación a finales de los 90, se está finalizando la peatonalizando las calles Laín Calvo y Almirante Bonifaz, además de la reforma del Paseo del Espolón, mencionándose este hecho en el propio plan; además se destaca la necesidad de implementar itinerarios peatonales por la ciudad, pero sin especificar las actuaciones concretas.

Plan Especial Centro Histórico (PECH).

b2.JPG

Antecedentes.

La redacción del Plan Especial del Centro Histórico (PECH) comienza dentro del marco de la elaboración del Plan General de Burgos; en enero de 1990 el PECH es aprobado inicialmente por el pleno del Ayuntamiento para su exposición pública, sin bien no se toma ninguna iniciativa por parte de la corporación municipal hasta noviembre de 1992, haciendo obligatoria la suspensión de la licencia al haber transcurrido más de 2 años desde su aprobación inicial.

El 10 de noviembre de 1992 el Ayuntamiento encarga a César Cañedo-Argüelles Torrejón, representante de PROINTEC S.A., los trabajos de redacción de un nuevo PECH. Este nuevo plan se aprueba inicialmente en pleno del Ayuntamiento, para ser publicado en el Boletín Oficial de Castilla y León en junio de 1994 (BOCYL Nº118, 20/06/1994) para su información pública por un plazo de un mes, ampliándose dicho plazo un mes más.

Posteriormente se aprueba definitivamente el 28 de abril de 1995 en pleno del Ayuntamiento, publicándose al mes siguiente en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP DE BURGOS Nº95 19/05/1995), entrando en vigor y recogiendo gran parte de la estructura del primer borrador pero adaptado a la visión orgánica del nuevo Plan General (López, 2011, p. 9-29).

El PECH experimenta algunas modificaciones antes de ser asumido íntegramente en pleno del Ayuntamiento el 30 de abril de 1999, bajo el nombre de Revisión y Adaptación del Plan General de Ordenación Urbana de Burgos, (Texto Refundido), de la Norma Zonal 1ª Plan Especial del Centro Histórico.

Finalmente el 18 de mayo de 1999 es aprobado definitivamente la Revisión del Plan General (incluyendo el PECH) por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de Castilla y León y publicado en el Boletín de la Comunidad (BOCYL Nº99, 26/05/1999). La Memoria del PECH [Figura 123] contiene las modificaciones introducidas en él como consecuencia de la Revisión y Adaptación del PGOU de Burgos y que figuran en el artículo 2.4.17 “Ámbito y Nivel” del apartado 1 Norma Zonal 1, Centro Histórico de las Normas Urbanísticas del citado Plan General.

123.JPG

Objetivos.

El principal objetivo del PECH es la necesidad de potenciar el carácter del centro, a través de la conservación del patrimonio histórico, mantenimiento de su población y de su estructura urbanística, ordenación del área y eliminación del tráfico rodado del conjunto primitivo, de modo que se continúe con la política de peatonalización que ya se había iniciado en algunas de sus calles.

Las propuestas peatonales que se plantean debían ser compatibles con un tráfico rodado circunstancial según las características de cada área (Revisión y Adaptación del Plan General Ordenación Urbana de Burgos, Plan Especial del Centro Histórico: Memoria Justificativa D) Objetivos y Propuestas. 1 Objetivos, p. 86).

Propuestas sobre peatonalización.

Tanto el PECH de 1995, como el definitivamente aprobado en e 1999 con el Plan General, establecen una serie de calles preferentes para su peatonalización: Calles Almirante Bonifaz, San Juan, San Lorenzo, Fernán González, San Gil, Hospital de los Ciegos, Arco de San Esteban, Saldaña, Arco del Pilar, La Puebla, San Amaro, Patio Cerrado, Pozo Seco, Valentín Palencia, Los Llanos, Diego Porcelos, La Paloma, Laín Calvo, Cardenal Segura, Sombrerería, San Carlos, Condestable (un tramo), Cordón, Asunción de Ntra. Señora, Santa Águeda (un tramo), Nuño Rasura, Ronda, Hospital Militar (un tramo), San Cosme, Parra, Trasera de San Pablo, Arco del Amparo y las Plazas del Huerto del Rey, del Sobrado, Rey San Fernando, Mayor, Calvo Sotelo y Santa María (Revisión y Adaptación del PGOU de Burgos. p. 87-88).

Dichas Calles se recogían en el Plano del PECH denominado “Red Viaria” en la que se diferencian “aceras y red viaria preferentemente peatonal” [Figura 124]. Así mismo en el PECH se recoge un programa de actuaciones durante un periodo de 2 cuatrienios, calificadas como Áreas de Intervención o Intervenciones Puntuales, especificando los agentes de inversión pero sin informar si se trataba de calles peatonales.

124.JPG

Resultados.

A través del planeamiento mediante un Plan Especial de Protección del Centro Histórico, se especifican las calles con preferencia a peatonalizar, que tal y como se muestra en las siguientes etapas, son las elegidas para peatonalizar el centro histórico.

El referido PECH desarrolla una propuesta amplia y ambiciosa, si bien no se especifica ningún programa de peatonalización de las citadas calles. Teniendo en cuenta el límite del casco histórico de acuerdo con el plano histórico de Coello de 1868, el resultado de calles peatonales propuestas en el PECH es casi la mitad del ámbito.

4.2.2.3. Etapa Nº 3: Consolidación, reparación y ampliación, aparcamiento subterráneo y ordenación de la Plaza Mayor (2003-2005).

b3.JPG

Antecedentes.

En 1970 se construye el primer aparcamiento subterráneo en la Plaza Mayor [Figura 125 y 126] modificando su superficie exterior en una plaza de mayor área, desapareciendo la zona verde que contenía, pero persistiendo en su funcionamiento como rotonda central con tráfico rodado.

125.JPG

Iniciativa del nuevo a aparcamiento con la peatonalización de la plaza.

El 6 de marzo de 2000 el alcalde socialista Ángel Olivares (1999-2003) firma un convenio con la empresa concesionaria del aparcamiento subterráneo, APARCAMIENTOS Y FINANZAS S.A., para la rehabilitación y ampliación del mismo, el cual se encuentra deteriorado según informes técnicos, a pesar de las continuas reformas que se habían hecho durante los últimos 10 años.

Una vez firmado el convenio se convoca un concurso de ideas (BOE Nº82 05/04/2000) para la reforma y ampliación del aparcamiento existente de la Plaza Mayor y la peatonalización superficial de la misma hasta la cercana plaza de Santo Domingo de Guzmán.

El 4 de diciembre de 2002 se suscribe el convenio con los nuevos conceptos introducidos en la obra, siendo el ganador del concurso el arquitecto Albert Viaplana quién, con su equipo, redacta el proyecto definitivo refundido en febrero de 2003, denominado Consolidación, reparación y ampliación – aparcamiento subterráneo y reordenación de la Plaza Mayor, dando comienzo a las obras en marzo del mismo año.

Coincidiendo con el inicio de las obras se convocaron las elecciones municipales con un cambio en la alcaldía entrando en el consistorio el popular Juan Carlos Aparicio (2003-2011).

Objetivos.

El principal objetivo de este instrumento de gestión urbanística es crear el mayor espacio peatonal abierto en el casco histórico de Burgos, aportando conexión y continuidad con el viario que llega hasta la plaza.

Según el propio arquitecto Albert Viaplana en la memoria del proyecto expone: La plaza, sin perder sus dimensiones reales, tiende ahora a expresar su carácter de calle ensanchada: el pavimento, al igual que los bancos y la lámpara en lo alto, se prolongan más allá de los límites conocidos subrayando la misma idea. Los puntos de luz son puntuales siguiendo una línea imaginaria que recorre la totalidad de la superficie del nuevo pavimento (Memoria de Arquitectura del Proyecto aportada por el Ayuntamiento de Burgos).

Propuesta sobre la peatonalización de la Plaza Mayor.

Se plantea entonces un espacio único [Figura 127], plano sin resaltos, discontinuidades y parterres, en el que predomina el color rojizo del adoquín clinker con cenefas de adoquín gris paralelas entre sí, formando un único pavimento [Figura 128] con dos alineaciones de distinto grueso (“Plan Municipal de Peatonalización del Centro Histórico” p. 4-5). Dicho pavimento se convierte en el principal problema que la Plaza arrastra hasta la actualidad.

127.JPG

128.JPG

Polémica en el acabado de la plaza y elección del mobiliario.

La obra de la peatonalización de la plaza experimenta un importante retraso de casi un año desde el final de obra del aparcamiento. La plaza finalizada genera una fuerte polémica en la que participan todos los agentes intervinientes en la misma.

El alcalde entrante, Juan Carlos Aparicio muestra su descontento con este proyecto (aprobado en la anterior legislatura socialista) por las deficiencias en su ejecución, que hace necesaria la realización de continuas obras de reparación del pavimento deteriorado (radioarlazon.com, 22 de noviembre de 2005).

Hasta el año 2009 el Ayuntamiento había gastado cerca de 120 mil euros en los arreglos de los adoquines rotos y dañados; el arquitecto encargado de la obra, Jesús Porteros, culpaba en su día al ayuntamiento y a sus servicios de limpieza del estado del suelo por su mal mantenimiento tras unas fuertes nevadas. Este hecho fue negado desde el consistorio, que consideraba como principal causante de la rotura de los ladrillos al paso de vehículos por su superficie, además de tener problemas técnicos a la hora del agarre del ladrillo con el mortero al no tener superficie rugosa (elcorreodeburgos.com, 23 de julio de 2009).

También causa polémica la elección de las nuevas farolas, el pedestal de la escultura de Carlos III y los bancos, criticadas por la oposición socialista al estar previsto en el proyecto inicial otro mobiliario urbano (web oficial del PSOE de Burgos, 17 de noviembre de 2004), lo que provoca el cambio de farolas, de peana de la estatua de Carlos III e incluso en 2010 cambio de parte del pavimento en la calle Entremercados sustituido por granito de color rojo; el propio arquitecto Viaplana califica dichas actuaciones como:“la única violación que ha sufrido en su carrera profesional” (diariodeburgos.es, 7 de octubre de 2009).

Finalmente en 2013 se declara el pavimento de la Plaza Mayor en ruina técnica, económica y urbanística de acuerdo con un informe elaborado por el área de Vías Públicas responsable del mantenimiento de la piel de la ciudad, declarando hasta el 60% del pavimento con roturas de sección es decir, suelto (diariodeburgos.es, 22 de agosto de 2013), concluyendo el origen de su deterioro en la entrada continua de vehículos para carga y descarga, así como de los camiones de los eventos que, para ese entonces, se celebran con frecuencia en este lugar.

Resultados.

La intervención de la peatonalización de la Plaza Mayor responde a una propuesta desde el consistorio (incluyendo cambio de alcaldía), en base al planeamiento anteriormente descrito a través del PECH, en el ya se incluía la plaza como red viaria de preferencia peatonal

Se utiliza de nuevo la fórmula “aparcamiento subterráneo – plaza peatonal en superficie” para solventar los problemas de falta de aparcamiento y de áreas peatonales.

La peatonalización de la Plaza Mayor [Figura 129] es la mayor obra de reurbanización realizada en el centro histórico de Burgos, abarcando una superficie aproximada de 11.000m2, uniéndose con la contigua Plaza Santo Domingo de Guzmán, suprimiendo el tráfico rodado en el corazón de la ciudad y creando un único espacio peatonal de una sola cota. Es una obra muy polémica desde sus comienzos, tanto por la elección del material, como la ejecución de la misma.

Con la aprobación del I Plan de Peatonalización, que se analiza en el siguiente apartado, la obra es absorbida por éste al estar ya muy avanzada su construcción.

129.JPG

4.2.2.4.  Etapa Nº 4: I Plan Municipal de Peatonalización del Centro Histórico (2005-2007).

b4.JPG

Antecedentes: elecciones municipales mayo de 2003: cambio de alcaldía.

El 25 de mayo de 2003 se convocan elecciones municipales que arrojan como resultado un cambio político en el consistorio burgalés, entrando como nuevo alcalde el popular Juan Carlos Aparicio.

El primero de sus objetivos es seguir con las obras del aparcamiento y peatonalización de la Plaza Mayor comenzadas por la anterior legislatura socialista; dentro del programa electoral del Partido Popular, destaca la inclusión del I Plan Municipal de Peatonalización del Centro Histórico, uno de los primeros compromisos electorales de su campaña en las elecciones de 2003, para dar continuidad a las actuaciones peatonales desarrolladas a finales de los 90 por en el Plan 0 de Peatonalización.

Objetivos.

Durante el primer año de legislatura el Ayuntamiento de Burgos trabaja para hacer realidad el compromiso de poner en marcha el Plan Municipal de Peatonalización del Centro Histórico mediante un programa de actuaciones realista y ejecutable antes de la finalización de la legislatura, realizando un proyecto urbanístico ambicioso ya que hasta el momento tan sólo se habían peatonalizado dos calles del centro.

Los objetivos planteados desde el Ayuntamiento en este plan son el aumento de la calidad de vida de los burgaleses; la mejora de la seguridad vial en las zonas afectadas, al reducirse la velocidad de los vehículos que tiene permitido el acceso.; el incremento de los flujos peatonales con lo que se potencia el comercio y los servicios; un mejoramiento del aspecto estético del viario con nuevos pavimentos y mobiliario urbano, ganando la ciudad en calidad y atractivo turístico; la adaptación del nuevo viario peatonalizado a la Normativa de Supresión de Barreras Arquitectónicas; y finalmente, la disminución del ruido mejorando la calidad de vida de los residentes y de los peatones (Ayuntamiento de Burgos, 2004: “Plan Municipal de Peatonalización del Centro Histórico” p. 4-5).

Programa de actuación y propuestas de peatonalización.

Es así como se propone entonces una primera línea de actuación sobre la base del Plan Especial Centro Histórico (PECH), con un programa de 9 actuaciones [Figura 130] para la progresiva peatonalización del centro de Burgos.

130.JPG

No se llegan a realizar todas las actuaciones previstas de este plan y las obras realizadas se llevan a cabo finalmente en 4 actuaciones [Figura 131], destacando además la peatonalización de algunas calles que no estaban inicialmente previstas. Finalmente los proyectos realizados son:

131.JPG

La obra correspondiente a la Plaza Mayor y Plaza Santo Domingo de Guzmán, se considera entonces asumida por el propio plan ya que se encuentra en plena ejecución en el momento de la elaboración del mismo, iniciándose un año antes con el anterior equipo del gobierno. Las 4 actuaciones del I Plan Municipal se han ejecutado de la siguiente manera:

– Actuación 1: Proyecto Reformado Nº1 de Remodelación de las Calles Moneda, General Santocildes y San Juan (entre Calle Moneda y Calle Santander) año 2005. Es la verdadera primera obra peatonal del nuevo equipo de gobierno buscando la continuidad de las peatonalizaciones de las calles adyacentes realizadas en los 90; se lleva a cabo de acuerdo con las directrices marcadas por los técnicos responsables del Área de Infraestructuras Urbanas del Ayuntamiento.

– Actuación 2: Proyecto Peatonalización Calle San Cosme, año 2006. Es el primer proyecto peatonal al otro lado del Río Arlanzón.

– Actuación 3: Proyecto de peatonalización de las Calles San Juan, Avellanos, Cardenal Segura, Diego Porcelos y Plaza Alonso Martínez, año 2006. En un principio la peatonalización era sólo de un tramo de la calle San Juan, pero finalmente se peatonalizan también otras calles que no estaban incluidas en este plan.

– Actuación 4: Proyecto de Peatonalización de Puente de Santa María y principio de la Avenida de la Isla, año 2007 [Figura 132]. Se restaura el puente y se transforma su acceso al casco histórico pasando de tráfico rodado al exclusivo peatonal [Figura 133].

133.JPG

La idea es la recuperación del puente dándole el aspecto anterior a la ampliación de 1887 para uso exclusivamente peatonal, favoreciendo la perspectiva que se tiene desde el propio puente hacia el conjunto Catedral-Puerta de Santa María.

También se interviene el Paseo de la Isla hasta la calle Eduardo Martínez del Campo, dándole a este nuevo paseo identidad propia al no proyectarse como prolongación del Paseo del Espolón. Esta intervención no se exime de las críticas al considerarse que se está adulterando la historia al reconstruir el puente como era en la edad media y eliminar los elementos de la época de la ilustración y de los siglos XIX y XX, además de denunciarse que el proyecto no había pasado por la Comisión de Patrimonio de la Junta de Castilla y León (radioarlanzon.com, 18 de septiembre de 2006).

Plan Global de Movilidad, calles peatonales propuestas.

Con la llegada del nuevo equipo de gobierno se pone en marcha la elaboración del Plan Global de la Movilidad en base al Pacto de la Movilidad firmado en el año 2000.

Se comienza toda una fase de diagnóstico para conocer el estado real de Burgos, su capacidad de movilidad o la necesidad de nuevas infraestructuras, encargándose estudios a varias empresas especializadas.

Aprovechado el Día Europeo sin Coches de 2005, el concejal responsable del servicio de autobuses urbanos, Javier Arias presenta el Plan Global de Movilidad, en el que se engloban proyectos de peatonalización de las calles del centro de Burgos, planes de transporte público, planes de aparcamientos, programas educativos y medioambientales como el proyecto Civitas-Caravel de la Unión Europea (radioarlanzon.com, 22 de septiembre de 2005).

El Plan Global de Movilidad en su parte correspondiente a las peatonalizaciones del centro histórico de Burgos, se basa en el estudio realizado por la empresa Consultrans de enero de 2005, el “Plan de Movilidad y Accesibilidad Sostenible en la ciudad de Burgos, Estudios de vías peatonales, propuestas de actuación”, en el que se establece una serie de propuestas de actuación en diferentes calles; éstas calles no difieren demasiado de las planteadas por el Ayuntamiento en el I Plan Municipal de Peatonalización, proponiéndose además las calles Las Calzadas y Morco, que finalmente no llegan a peatonalizarse. En el momento de la elaboración de dicho plan ya estaba finalizada la peatonalización de parte de la Actuación 1 con la Calle Moneda.

Proyecto Civitas-Caravel y su influencia en el cierre al tráfico del centro histórico.

La ciudad de Burgos desarrolla desde febrero de 2005 hasta abril de 2009 el programa Europeo Civitas-Caravel (CIVITAS CARAVEL 2009: “Burgos, Génova, Gracovia, Stuttgart. Viaje hacia una nueva movilidad: la experiencia CARAVEL” p. 8-23) con los siguientes objetivos: reducir las emisiones debidas al transporte; minimizar el impacto del tráfico en zonas sensibles; concienciar a los ciudadanos de su responsabilidad en estos objetivos; priorizar el transporte público y colectivo sobre el individual; mejorar la seguridad y accesibilidad del transporte a los colectivos más sensibles: niños, ancianos y minusválidos; finalmente, recuperar el espacio público para la ciudadanía, descongestionar las calles y mejorar la seguridad vial.

Los socios de Burgos para el proyecto Civitas-Caravel son el Ayuntamiento de Burgos, la Asociación del Plan Estratégico Ciudad de Burgos y el Instituto Tecnológico de Castilla y León. La inversión total por parte de los 3 socios se calcula en los 6,9 millones de euros, el 41% subvencionado por la Comisión Europea. La aportación del proyecto en relación a la peatonalización de Burgos consiste en solucionar el denso tráfico que para ese momento se produce en el centro histórico de la ciudad, que lo deteriora y lo afecta negativamente en cuanto a su atractivo turístico; esta situación también provoca el ascenso de la contaminación y el ruido, en detrimento de la calidad de vida de sus residentes y visitantes (diario Gente de Burgos, 15 al 22 de junio de 2006).

El proyecto Civitas-Caravel propone una planificación de todos los agentes involucrados, tanto externos como internos, para dotar al centro histórico de un acceso controlado y ofrecer al ciudadano espacios abiertos libres de tráfico, contaminación y ruidos.

La iniciativa comienza con más de 50 reuniones con grupos de residentes, asociaciones de vecinos, grupos de discapacitados, comerciantes, hosteleros, empresas distribuidoras de mercancías y departamentos del Ayuntamiento incluida la policía, los bomberos o los servicios de salud y emergencias. Su resultado es la planificación consensuada y la explicación del cierre al tráfico del centro histórico.

Para ello es también necesaria la creación de un centro de control de tráfico del Ayuntamiento. Finalmente, en agosto de 2006 se cierra el centro al tráfico y un mes más tarde se inaugura la nueva sala de control con un funcionamiento de 24 horas del día, dando un uso preferentemente peatonal al centro.

El proyecto Civitas-Caravel financia el sistema de control de acceso al centro histórico con un presupuesto de ejecución de un millón de euros, de los que el 55% es aportado por la Unión Europea. Además de bolardos retráctiles neumáticos para control de entrada y salida, se instalan bolardos fijos extraíbles, equipos y semáforos indicadores de control de acceso, cámaras fijas de televisión para control de incidentes, accionamiento neumático, interfonía entre los usuarios y el centro de control, todo ello dirigido desde dicho lugar.

El casco histórico se va cerrando al tráfico, incorporando más superficie a la zona peatonal [Figura 134], siendo el plano resultante según el 0, I y II Plan de Peatonalización y cierre al tráfico el siguiente:

134.JPG

Una vez cerrado al tráfico el centro histórico se continúa con las obras pendientes de la reurbanización de las calles previstas en el I Plan Municipal de Peatonalización del casco Histórico y el posterior II Plan Municipal de Peatonalización desarrollado en la siguiente legislatura. La regulación de acceso de vehículos al Centro Histórico [Figura 135] queda perfectamente controlada a través del Decreto de 3 de diciembre de 2007 (BOP de Burgos Nº209, 06/11/2012). En el Anexo H, se recogen todos los accesos individuales a la zona peatonal, mostrando la variedad de elementos usados, como bolardos retractiles, señalizaciones, etc.

135.JPG

Estudios y encuestas realizadas bajo el Programa Civitas – Caravel.

El programa se configura en la base sobre la cual se realizan numerosos estudios de los se pueden destacar los relacionados con el cierre al tráfico del centro histórico de la ciudad y las nuevas áreas peatonales creadas. En el caso del transporte se estudia el acceso de vehículos en el centro, de modo que una vez cerrado al tráfico la reducción es del 97% en el año 2008, ya que se permite la entrada, básicamente a residentes y a vehículos de carga y descarga con horario restringido.

c1.JPG

Se reduce drásticamente el impacto del vehículo en el centro y las calles empiezan a ser el espacio para el peatón como principal objetivo, dejando al tráfico rodado un papel secundario; siguiendo esta línea también se estudia el del número de peatones y ciclistas que acceden al centro con el siguiente resultado:

c2.JPG

La diferencia de peatones que visitan el centro histórico de la ciudad entre 2004 y 2008 asciende a 2,15 veces más, considerando el espacio como seguro, adecuado para caminar, ir de compras, con cambios en los hábitos de los ciudadanos con condiciones de vida cada vez más favorables.

De forma resumida y en relación a la restricción al tráfico en el centro, el estudio de Civitas-Caravel llega a las siguientes conclusiones: alto nivel de aprobación y sensibilización de los ciudadanos, la nueva estrategia es aceptada por los ciudadanos al considerar su impacto para la ciudad como muy importante, resolviendo muchos problemas con el tráfico rodado; reducción favorable de emisiones y del impacto del tráfico en zonas sensibles de la ciudad; alta aceptación social a las estrategias peatonales, ya que el número de peatones en estas áreas crece, además de consolidar el hábito de caminar y pasar tiempo libre en las áreas peatonales, al considerarlas más amables y descontaminadas.

Respuesta de los residentes y comerciantes a las peatonalizaciones del Plan Municipal.

Con la puesta en marcha de las obras de las peatonalizaciones del I Plan Municipal, se producen las molestias normales en una zona de obras al renovarse además del pavimento, las redes de abastecimiento y saneamiento. Esto provoca por parte de los comerciantes, la exigencia de una mejor organización de las obras sobre todo en la parte correspondiente a la Actuación 3, en donde los representantes de la Asociación Centro Burgos Comercial Abierto y varios hosteleros exponen la necesidad de solucionar los problemas de accesibilidad, falta de información y mala coordinación del tráfico (radioarlanzon.com, 2 de diciembre de 2006).

Para solucionar estos problemas el Ayuntamiento implementa una mesa de seguimiento de las obras formada por comerciantes, hosteleros, técnicos municipales, responsables de tráfico y representantes de la empresa constructora, recogiéndose todas las quejas y problemas ocasionados por las obras (radioarlanzon.com, 6 de marzo de 2006).

Una vez finalizadas, los comerciantes y residentes se complacen con la rapidez en su ejecución y a pesar de los problemas ocasionados, recompensados por el resultado final (radioarlanzon.com, 2 de diciembre de 2006).

Algo parecido sucede con la Actuación 1, en donde el presidente de la asociación de comerciantes de la calle Moneda, Roberto del Barco, agradece al Ayuntamiento y a la constructora que se hicieran las obras en plazo y por el trato amable que prodigaron durante su ejecución (radioarlanzon.com, 22 de septiembre de 2005).

En la Actuación 2 correspondiente a la Calle San Cosme, al proyecto inicial le practican modificaciones en atención a las sugerencias de los habitantes y comerciantes de la zona, no variándose la estética del proyecto pero sí su funcionalidad con un ligero aumento de los costes de la obra asumidos por el consistorio (radioarlanzon.com, 15 de marzo de 2006).

Ya con el cierre al tráfico del centro histórico se evalúa la aceptación de los habitantes de las nuevas áreas peatonales teniendo en cuenta aspectos como la calidad del espacio, la seguridad peatonal, la mejora del comercio, etc. El principal objetivo es entonces conocer la comprensión y la conciencia de los ciudadanos a la hora de considerar si la restricción al tráfico ha influido en su movilidad (programa Civitas Caravel en Burgos, encuestas realizadas en julio de 2007 y en junio de 2008).

La diferencia entre 2007 y 2008 de disminución del resultado favorable se encuentra en el hecho de que los ciudadanos ya consideraban como normal y habitual la regulación de la movilidad y por ello la opinión más común es la que ha aparecido en la encuesta del 2008, mientras que la desfavorable ha bajado incluso 2 puntos por lo que la tendencia es hacia la aceptación normal de la situación.

También se analiza la importancia que los vecinos dieron al cierre al tráfico del centro, los resultados de 2008 fueron más positivos incrementado la postura a favor en 11,20% mientas que la postura contraria creció apenas 2,8 puntos.

c3.JPG

c4.JPG

Resumen del I Plan Municipal desde el consistorio.

Javier Lacalle, concejal de Urbanismo y como responsable del I Plan Municipal de Peatonalización del Centro Histórico, destaca en su momento la labor del Gobierno concretada en la peatonalización de 12 nuevas calles con una superficie de 32.450m2 de espacio reservado única y exclusivamente al ciudadano.

De igual forma insiste en los objetivos principales, la mejora de la calidad de vida de los burgaleses, de la seguridad vial de las nuevas zonas peatonales y el aumento del flujo peatonal remodelando pavimentos, parques y mobiliario urbano, con un coste total de 12 millones de euros; el propio Lacalle relata “Hemos ganado espacio para los peatones, hemos revitalizado el Centro Histórico, nueve de cada diez burgaleses están a favor del Plan de Peatonalizaciones y hemos mejorado en movilidad” (diario Gente de Burgos, 11 de mayo de 2007, p.3).

Resultados y datos numéricos.

Las elecciones de mayo de 2003 constituyen un momento clave para la ciudad de Burgos. Se pone en marcha el primer proceso de peatonalización, incluido dentro del programa electoral del Partido Popular. Se continúa confirmando la iniciativa de las peatonalizaciones desde el consistorio acotado siempre en el casco histórico de la ciudad, tomando como base el PECH descrito anteriormente.

No obstante, lo que marca a esa legislatura es el cierre físico del tráfico del centro histórico, a través de las ayudas del programa europeo Civitas-Caravel. El proyecto es muy amplio, pero lo concerniente a las peatonalizaciones es la financiación del sistema de control de acceso al centro histórico.

A través de este cierre al tráfico, se contabiliza el mayor número de calles peatonales del centro con la suma de 3,7 kilómetros, es decir, un aumento en 2,5 veces la superficie peatonal existente. Con el centro cerrado al tráfico el 38% de sus calles se transforman en peatonales, el 22% están ya reurbanizadas (límite del casco según plano histórico de Coello de 1868) y mejor adaptadas para el uso definido.

Se percibe también una total aceptación ciudadana, apreciándose en los residentes una posición favorable frente a la restricción del tráfico rodado del centro y doblándose el número de visitantes en un año desde su cierre. La superficie peatonal acumulada con esta etapa es entonces de 10,1 hectáreas de los que el 57% ya estaba reurbanizada, equivalente a 5,1 kilómetros de calles peatonales:

c5.JPG

4.2.2.5. Etapa  Nº 5: II Plan Municipal de Peatonalización del Centro Histórico (2007-2011).

b5.JPG

Antecedentes y objetivos.

El 27 de mayo de 2007 se convocan elecciones municipales con la renovación del alcalde popular Juan Carlos Aparicio. En el nuevo programa electoral del gobierno se encuentra la intención de seguir con las peatonalizaciones del I Plan Municipal, a través del denominado II Plan Municipal de Peatonalización del Centro Histórico, en el que se incluye la renovación del entorno de la Catedral además de la creación de un Área de Rehabilitación Integral del Centro Histórico (ARCH), todo dentro del programa electoral de urbanismo del Partido Popular (diario Gente de Burgos, 18 de mayo de 2007, p. 12).

Por tanto, esto representa la continuidad de los mismos objetivos del I Plan Municipal, que siguen siendo mejorar de la calidad de vida de los burgaleses, disminuyendo cada vez más el tráfico rodado del centro en favor de su uso por el peatón.

Programa de actuación y propuestas de peatonalización del II Plan Municipal.

Cuando se inicia el II Plan Municipal de Peatonalización el casco histórico ya estaba cerrado al tráfico haciendo posible la continuación del proceso de reurbanización de sus calles y así darles un aspecto de diseño peatonal similar a las del entorno ya ejecutadas, interviniendo en su pavimentación, acabado superficial, así como, eliminación de bordillos y aceras, dando uniformidad al conjunto con materiales similares. El Ayuntamiento propone entonces 12 actuaciones [Figura 136] que se describen a continuación:

136.JPG

Finalmente los proyectos de peatonalización englobados en el II Plan Municipal se desarrollan en 4 actuaciones [Figura 137]. A este plan se suman otras 2 importantes intervenciones en el centro histórico que si bien estaban previstas en el programa electoral, se ejecutan de forma independiente. Son el Proyecto Urbanización Catedral XXI y el Área de Rehabilitación del Centro Histórico (2ºFaseARCH: Barrio de San Esteban).

Por otro lado, la peatonalización de la Calle Calatravas se ejecuta dentro del proyecto del Nuevo Mercado Sur, en el que junto a la construcción del mercado se incluya la peatonalización de esta calle anexa; las intervenciones ejecutadas han sido las siguientes:

137.JPG

Financiación de las peatonalizaciones a través de los planes de actuación.

Las obras se desarrollan enteramente en la legislatura 2007-2011, sin embargo, en este apartado se torna conveniente hacer mención acerca de las distintas formas de financiación para cada una de las actuaciones:

1) II PLAN MUNICIPAL DE PEATONALIZACIÓN

  • Actuación 1: Fondos de Inversión Local del Gobierno Central (Plan E 2009).
  • Actuación 2 (ARCH FASE 1a Y 1b): Área de rehabilitación del Centro Histórico (ARCH).
  • Actuación 3: Fondos de Inversión Local del Gobierno Central (Plan E 2009).
  • Actuación 4: Proyecto Urban.

2) ARCH 2º FASE (Barrio San Esteban): a través del Área de rehabilitación del Centro Histórico (ARCH).

3) PROYECTO URBANIZACIÓN CATEDRAL XXI: fondos municipales.

4) CALLE CALATRAVAS: su urbanización al formar parte del proyecto Nuevo Mercado Sur, es subvencionada parcialmente por el Ayuntamiento, por la Consejería de Economía y Empleo (Acta Ayuntamiento de Burgos Nº234, 20/10/2005) y por el Proyecto Urban.

– Financiación con el Plan E 2009. La Actuación 1 y la Actuación 3 se financian a través de Plan E 2009, mediante el que se autoriza, con cargo al Fondo estatal de inversión local adscrito al Ministerio de Administraciones Públicas, la financiación de los siguientes proyectos: Peatonalización de las calles San Lorenzo, San Carlos, San Gil, Arco del Pilar, Sombrerería, Diego Porcelos y Oviedo, con un coste de 2,864.210,50 €. Peatonalización de las calles San Lesmes y La Puebla, por un importe de 4.310.770,03 € (BOE Nº290, 02/12/2008: Real Decreto Ley 9/2008, de 28 de noviembre). En enero de 2009 se adjudica la obra de la Actuación 1 y en marzo de 2009 la de la Actuación 3 a la empresa CONSTRUCCIONES ORTEGA SA por el trámite de urgencia (BOP de Burgos nº67, 23/01/2009).

– Proyecto Urban. La Asociación Plan Estratégico de Burgos expone en enero de 2008 el proyecto para participar en la solicitud de Proyecto Urban, quedando aprobado por la Junta de Gobierno Local y presentado al Ministerio de Hacienda para su aceptación (radioarlanzon.com, 29 de enero de 2008). Los objetivos se centran en el casco histórico de la ciudad, pero en un sentido más amplio con la mejora de los equipamientos sociales y de las zonas peatonales.

En junio de 2008 El Ministerio de Economía y Hacienda aprueba la concesión a Burgos del proyecto de regeneración Urbana “Urban”, con un presupuesto total de 11,7 millones, de los cuales el 70% proceden de fuentes comunitarias a través del Programa Operativo Feder de Castilla y León 2007-2013. La propuesta se denomina “Urban Burgos Centro Histórico” con los objetivos de la regeneración de la vida social y espacios públicos; entre los proyectos financiados con los fondos FEDER se ejecutan dos actuaciones relacionadas con la peatonalización de Centro Histórico de Burgos:

Actuación 4: Proyecto de peatonalización de las calles Concordia y Santander, con un montante concedido de los fondos FEDER de 288.062,75€ (programa operativo FEDER Castilla y León,”Proyecto de Peatonalización de las Calles Santander y Concordia, p. 83), adjudicándose la obra en julio de 2010 a CONSTRUCCIONES ORTEGA SA (BOP de Burgos Nº133, 16/07/2010).

Nuevo Mercado Sur: con un montante concedido de los fondos FEDER de 240.000€ (programa operativo FEDER Castilla y León, “Nuevo Mercado Sur”, p. 163), este proyecto hace parte de la reurbanización y peatonalización de la anexa Calle Calatravas integrado dentro del II Plan Municipal de Peatonalización.

Área de Rehabilitación del Centro Histórico (ARCH).

El área del casco histórico de Burgos correspondiente al barrio de San Esteban, entre la falda del Cerro del Castillo (Calle San Esteban) y la Calle Fernán González, es declarado Área de Rehabilitación de Centro Histórico el 7 de septiembre de 2006 por la Junta de Castilla y León (BOCYL Nº177, 13/09/2006), por su interés ambiental como borde urbano junto al castillo, así como su riqueza espacial generada por su estructura medieval y vistas dominantes sobre el resto de la ciudad.

Esta declaración permite aplicar el Real Decreto 801/2005, de 1 de julio, por el que se aprueba el Plan Estatal 2005-2008, para favorecer el acceso de los ciudadanos a la vivienda, regula en su Capítulo VI, Art. 61 las ayudas económicas para las Áreas de Rehabilitación de Centros Históricos.

Se firma entonces un convenio el 19 de diciembre de 2006, entre el Ayuntamiento de Burgos y la Consejería de Fomento de la Junta de Castilla y León para la financiación de las actuaciones propuestas. Dicha labor la pone en marcha la empresa municipal PARKMUSA, creando a su vez la oficina de Gestión del ARCH a comienzos de julio de 2007, elaborando una normativa para regular la tramitación y la concesión de ayudas a los edificios y urbanización de la zona. A través del ARCH se llevan a cabo dos actuaciones urbanísticas relacionadas con la peatonalización del barrio:

  • Actuación 2 (ARCH Fase 1a y Fase 1b): Proyecto de Urbanización de la calle Fernán González, desarrollando una fase con dos actuaciones, enmarcándose su presupuesto en un 55% de la inversión, renovándose sus infraestructuras y mejorando el espacio urbano (BO Provincia de Burgos Nº81, 29/04/2008).
  • ARCH2º Fase: Comprende la zona próxima a la Calle Fernán González en el mismo barrio de San Esteban, sacándose a concurso las obras por parte de la Oficina de Gestión del Área de Rehabilitación del Centro Histórico, con el objetivo de urbanizar unos 7.700m2, buscando la integración de los espacios urbanos, la eliminación de barreras arquitectónicas y la mejora de la movilidad; para ello, se incluye en el proyecto unas escaleras mecánicas [Figura 138], las primeras construidas en la ciudad (BOP de Burgos Nº156, 18/08/2010).

138.JPG

La implementación del ARCH, supone un modelo de colaboración de las 3 administraciones (Gobierno, Junta y Ayuntamiento) y en el caso de la rehabilitación de las viviendas, incorporando también la participación de los propios residentes, la inversión total en el ARCH es de 18,1 millones de euros, de los que 47% son aportados por el Ayuntamiento de la ciudad, 24% por los propietarios afectados, quienes aportaron el dinero con créditos ventajosos, una media de 30.000€ por vivienda, con posterior devolución de una gran parte a través de subvención, previa comprobación de facturas por parte de la administración (elcorreodeburgos.com, 24 de junio de 2013), el 19% por el Gobierno Central (a través del Plan Estatal 2005-2008 Ayudas económicas para las Áreas de Rehabilitación de Centros Históricos) y el 10% restante por el Gobierno Regional.

Según la arquitecta del ARCH, Berta Carpintero, de los 18,1 millones, 10,32 millones son asignados a la rehabilitación de viviendas (403 viviendas de 43 edificios) y 6,29 millones destinados a la reurbanización de los espacios públicos comprendidos en las dos fases del ARCH, abarcando un total de 14.885 m2 (diariodeburgos.es, 18 de octubre de 2013). La obra del ARCH 2º Fase, obtiene un premio del Colegio de Arquitectos de Castilla y León en su demarcación de Burgos distinguiendo el trabajo de su autor, el arquitecto José Manuel Méndez Primo en la XI edición de premios de Arquitectura COABURGOS 2011-2012.

Proyecto de urbanización de la catedral: Plan Catedral XXI.

Este proyecto se pone en marcha mediante el llamado Plan Catedral XXI [Figura 139], que también forma parte del programa electoral del Partido Popular en las elecciones de 2007.

Se trabaja en el proyecto desde verano de 2008 coordinados con el Área de Patrimonio de la Junta de Castilla y León al tratarse de un entorno declarado Patrimonio de la Humanidad desde 1984 (diariodeburgos.es, 27 de marzo de 2009).

En diciembre de 2009 el alcalde Juan Carlos Aparicio presenta los detalles de la actuación (diariodeburgos.es, 2 de diciembre de 2009).

Durante la realización del proyecto el Partido Popular convoca la creación de un órgano consultivo externo formado desde la Concejalía de Participación Ciudadana, como asesores al equipo del Gobierno en la toma de decisiones en los proyectos urbanos más sensibles como en este caso, redactado por los propios técnicos municipales en colaboración con la empresa PROINTEC (diariodeburgos.es, 22 de octubre de 2009).

Este grupo se encuentra formado por miembros tanto fijos como eventuales, pero especializados en el área de intervención y aportando una visión independiente con respecto al área afectada, como fue el entorno de la Catedral (diariodeburgos.es, 13 de octubre de 2009). La primera de las conclusiones del grupo es la comprobación de que el proyecto no se trata de una intervención agresiva o rupturista, ni tampoco la creación de una nueva plaza, sino más bien de un embellecimiento superficial; se llevan a cabo varias reuniones en las que se tocan distintos puntos como los materiales de los pavimentos, el mobiliario urbano, la demolición del parterre de la plaza y la incorporación de alguna escultura, entre otros asuntos.

Finalmente, la Gerencia Municipal de Fomento del Ayuntamiento de Burgos, adjudica en septiembre de 2010 las obras correspondientes al Proyecto de Urbanización Catedral XXI a la empresa CONSTRUCCIONES ORTEGA SA (BOP de Burgos Nº126, 15/09/2010); el principal inconveniente al inicio de las obras es en ese entonces la prohibición de repavimentar la Plaza de Santa María, negativa por parte de la Dirección de Patrimonio de la Junta de Castilla y León primando el valor histórico de sus baldosas (diariodeburgos.es, 13 de octubre de 2009).

Este proyecto es afectado por el rechazo de grupos como Ecologistas en Acción que culpan al consistorio de la degradación de los espacios públicos para luego hacer grandes obras malgastando el dinero de las arcas municipales (www.ecologistasenaccion.es, septiembre de 2010). Otra fuente de críticas se encuentra en el Colegio de Arquitectos al considerar algunas propuestas como inadecuadas, burdas y muy costosas (diariodeburgos.es, 29 de enero de 2010); y finalmente por parte del equipo político de UPyD que exige la paralización de las obras y remitir el proyecto a la Consejería de Cultura y Turismo para el análisis de su contenido.

139.JPG

Repuesta de los residentes y comerciantes a las peatonalizaciones del II Plan Municipal.

La respuesta de los residentes al II Plan Municipal se puede resumir en dos encuestas publicadas en el Diario de Burgos, una el 27 de febrero de 2011 y la otra el 27 de mayo de 2010 en la que el 74% de los encuestados considera la actuación municipal de la peatonalización del centro histórico como “buena o muy buena”; en la de 2011 los resultados son los siguientes:

e1.JPG

En estos últimos años de legislatura los residentes continúan manifestándose a favor de la peatonalización, de modo que apenas hay diferencia en 2010 y 2011 con más del 70% a favor de dichas actuaciones, considerando además que la ciudad había mejorado en los últimos años con las distintas intervenciones urbanísticas que se habían realizado.

En cuanto a los comerciantes, es de resaltar que en la Actuación 4 de la Calle Santander, la Asociación de Comerciantes del Centro Histórico de Burgos considera que, durante las obras, no había existido un problema grave para su actividad y para sus ventas aunque sí molestias para los peatones y para los trabajadores de los establecimientos (radioarlanzon.com, 24 de agosto de 2010).

Se continúan las reuniones periódicas entre los técnicos municipales, los comerciantes afectados por la obra y la empresa constructora, para resolver los problemas que se vienen creando y además se propone una comisión de seguimiento para las obras del Plan Catedral XXI de modo que se controlen los problemas de accesibilidad a los comercios sin afectación a su actividad (diariodeburgos.es, 9 de septiembre de 2010).

Otras actuaciones peatonales cercanas y complementarias del casco histórico.

– Recuperación del Río Vena: Otra de las intervenciones peatonales que se realiza durante estas últimas legislaturas es la recuperación integral de la ribera del río Vena, convirtiéndolo en un eje peatonal urbano y verde muy próximo al centro histórico de la ciudad, formando parte del Plan de Riberas Urbanas 2000-2006, firmado entre el Ministerio de Medio Ambiente y la Junta de Castilla y León en el marco del Programa A.G.U.A.

Se firma entonces un convenio de colaboración en los años 2003 y 2007 para la financiación de la obra entre la Consejería de Medio Ambiente que aporta el 15% del total de la obras, Aguas de Duero con un 70% a través de Fondos Europeos y el Ayuntamiento de Burgos con el 15%. Este proyecto se lleva a cabo en 2 fases:

– Fase 1: Proyecto de Parque Lineal del Río Vena. Fase I. Se actúa sobre el Parque Lineal del Río Vena, adjudicándose la obra en 2004 por 4,3 millones de euros (BOE Nº2550, 23/03/2004).

– Fase 2: Proyecto de recuperación de las márgenes del río Vena. Se actuó sobre la parte más cercana al centro histórico y sobre el final del cauce, adjudicándose la obra en 2008 por casi 3 millones de euros (BOE Nº4848, 19/04/2008).

– Rehabilitación del Paseo de la Isla: Obras de ejecución del Proyecto de Rehabilitación y Acondicionamiento del Paseo de la Isla (programa operativo FEDER Castilla y León, p. 82) que consisten en la rehabilitación y acondicionamiento del Paseo de la Isla, con un montante pagado en final de 2.379.810,69 €; otra obra en la rehabilitación del Paseo de la Isla, es la recuperación de zonas verdes y espacio público de unos 60.000m2 muy próximo al centro histórico, en el que no se había actuado desde 1975.

Es de anotar que la obra se encuentra enmarcada en el Área Temática de Medioambiente Urbano, accesibilidad y movilidad, transporte y comunicaciones del programa Urban “Urban Burgos Centro Histórico” con fondos FEDER europeos financiando el 80% de la cantidad del coste elegible, adjudicándose la obra en diciembre de 2010 por 3,6 millones de euros (BOP de Burgos Nº238, 10/12/2010).

– Calle Gran Teatro: Rehabilitación de la estructura de encauzamiento del Río Vena en Calle Gran Teatro. El Plan E 2009 también es utilizado para la financiación de la rehabilitación del cauce del Río Vena y la remodelación de la calle Gran Teatro. No se va a generar un cierre al tráfico total sino que se amplía la acera eliminado un carril y se reurbaniza su pavimentación dejando además una zona para la parada del autobús, dando así continuidad a la Calle San Lesmes, también parcialmente peatonalizada. En este caso se autoriza, con cargo al Fondo Estatal de Inversión Local, adscrito al Ministerio de Administraciones Públicas, la financiación de los proyectos por un total de 2,681,188.00 €.

Resultados y datos numéricos.

Al ser reelegido el mismo equipo del Gobierno, se sigue con los planes de peatonalización desde el Ayuntamiento, reurbanizando y cerrando al tráfico otras áreas, ampliando la acotación de la zona peatonal del casco histórico.

Este II Plan de Peatonalización, se caracteriza por su variada financiación a través de fondos externos. Se ejecutan actuaciones peatonales al amparo de las ayudas del gobierno central con el Plan E, del europeo a través del Proyecto Urban y del autonómico con el ARCH, resultado del un convenio entre Ayuntamiento y Junta de Castilla y León.

Se realizan otras actuaciones peatonales consideradas como reacciones de las iniciativas municipales, de menor medida y sin demasiado alcance. No obstante al estar localizadas cerca del casco histórico, favorecen a la comprensión peatonal del conjunto de la ciudad.

Desde el punto de vista de los usuarios de la ciudad, la mayoría de los residentes apoyan las peatonalizaciones y el cierre al tráfico rodado, además de considerar que la ciudad ha mejorado a través de estas intervenciones urbanísticas. Desde la perspectiva política, no se cuenta con el apoyo del equipo del PSOE, firme opositor a la continuación de las peatonalizaciones, al considerarlas innecesarias (diariodeburgos.es, 15 de noviembre de 2008).

A través de este II Plan, se incrementa la superficie peatonal en un 25% con respecto a la existente, con 2,1 kilómetros de nuevas calles peatonales; el 48% de las calles y plazas del casco histórico, que ya son peatonales (límite del casco según plano histórico de Coello de 1868) van consolidando el centro como un espacio exclusivamente peatonal.

La superficie que se cierra al tráfico con este Plan es de 2,6 hectáreas, reurbanizándose dicha superficie y parte de las calles del I Plan que no habían sido intervenidas. El total acumulado de superficie peatonal con esta etapa es de 12,8 hectáreas con un 81% reurbanizado, equivalente a 7,2 kilómetros de calles peatonales; el centro histórico se enmarca en los siguientes datos:

e2.JPG

4.2.2.6. Etapa Nº 6: Proyecto urbanización del Paseo de la Sierra de Atapuerca (2009-2011).

b6.JPG

Antecedentes.

La idea de construir un Museo de la Evolución surge de una reunión entre el equipo de trabajo de Atapuerca con el alcalde del momento, el socialista Ángel Olivares en el año 1999 (El Mundo (Eureka), 4 de julio de 2010, p. 2-3).

Al año siguiente se convoca un concurso internacional de ideas para la construcción del Museo de la Evolución Humana en el Solar de Caballería, un espacio que se utilizaba como aparcamiento en superficie y del que el Ayuntamiento de Burgos era el único titular, resultando ganador del concurso la propuesta del arquitecto Juan Navarro Baldeweg (Acta del Ayuntamiento 22/09/2000).

Ya en el año 2005 y con el Ayuntamiento en manos del Partido Popular, se insta a la participación de la Administración Central en el proyecto del Auditorio y Palacio de Congresos de la Evolución Humana (Pleno del Ayuntamiento, 3/03/2005).

En 2006 se aprueba dicho convenio de colaboración entre el Ayuntamiento y la Consejería de Fomento de la Junta de Castilla y León (Pleno del Ayuntamiento, 10/03/2006), aprobándose por unanimidad el proyecto de ejecución del arquitecto Juan Navarro Baldeweg (Pleno del Ayuntamiento, 20/10/2006).

Iniciativa.

Tanto en el Plan General de 1999 (Revisión y Adaptación del PGOU de Burgos, p. 94-95) como el PECH de 1995 y posterior 1999 (Revisión y Adaptación del PGOU de Burgos. Equipamientos) ya se considera la posibilidad de destinar el Solar de Caballería para la ubicación de un Auditorio de Música y Palacio de Congresos con aparcamiento subterráneo, zonas libres y previsión de algún uso comercial.

El precursor del proyecto es el entonces alcalde socialista Ángel Olivares y su construcción se realiza de la mano del siguiente alcalde, el popular Juan Carlos Olivares siendo en el año 2006 cuando sale a concurso la adjudicación de la obra (BOE Nº59, 10/03/2006).

Objetivo y propuesta de peatonalización.

En lo que concierne a la construcción del Museo de la Evolución Humana relacionada con la peatonalización del entorno, se ejecuta el Proyecto de Urbanización del Paseo de la Sierra de Atapuerca [Figura 140], cuyo objetivo primordial es peatonalizar el paseo desde la Calle Doctor Fleming hasta la Plaza Conde de Castro, calle que queda enfrente del Solar de Caballería y hasta entonces de un intenso tráfico rodado. De esta forma se deja un gran espacio abierto a modo de plaza desde la entrada del nuevo museo hasta el río Arlanzón, espacio que se une con los nuevos jardines proyectados con el museo.

140.JPG

Las obras se ejecutan en dos fases, ambas financiadas por el Fondo Estatal de Inversión Local (Plan E 2009 y 2010). La obra de urbanización de la Fase I se adjudica por el trámite de urgencia en abril de 2009 a la empresa Contratas y Maquinaria SA (BOP de Burgos Nº88, 30/04/2009) y la Fase II a la empresa COPSA en marzo de 2010, tras el análisis por parte de la mesa de contratación del Ayuntamiento de Burgos, de las distintas ofertas (radioarlanzon.com, 10 de marzo de 2010).

La Fase II destaca por la construcción además de una nueva pasarela peatonal [Figura 141], que sustituyó a una existente, uniendo el centro histórico por la Calle Gran Teatro con el nuevo museo; con su construcción se incorporaron al barrio 1.153 nuevas plazas de garaje. Con las Fases I y II del Paseo de Atapuerca se incorpora una nueva y amplia zona peatonal a la ciudad [Figura 142].

141.JPG

Resultados y datos numéricos.

Se aprovecha la construcción de una nueva intervención como el Museo de la Evolución, para incrementar y mejorar el acceso desde el Paseo de Atapuerca. Se crea una gran área peatonal como antesala del museo, se suprime el paso del tráfico rodado, se reforma y se reurbaniza el tramo del paseo, para unirlo con los nuevos jardines del museo.

Se ejecutan en dos fases subvencionadas desde el gobierno central con el Plan E. Se considera una actuación que incorpora una importante extensión peatonal, equivalente a casi un 10% de la superficie peatonal existente, considerada fruto de la influencia de las iniciativas de las peatonalizaciones del casco de la ciudad.

La obra es criticada por el equipo político Partido de Castilla y León (PCAL) al considerar que el cierre al tráfico había provocado un incremento del caos circulatorio, aumentando los atascos y embotellamientos en la zona sur de la ciudad (www.partidocastellano.org, enero de 2011).

El resultado de áreas peatonales del Casco Histórico incluida esta intervención, es de un 65% (teniendo en cuenta el límite del casco de acuerdo con el plano de Coello de 1968) [Figura 143]; a través de esta actuación se incorpora 1,6 hectáreas a la ciudad equivalente a un 10% de la superficie peatonal existente.

143.JPG

t1.JPG

4.2.3. Resultados y conclusiones generales.

b1.JPG

Las primeras calles y espacios peatonales del centro histórico de Burgos, se ejecutan bajo la iniciativa del Ayuntamiento, convirtiéndose en el único conductor del proceso peatonal de la ciudad, en base a las políticas planteadas a través de los Planes Municipales de Peatonalización ejecutados durante dos legislaturas comprendidas entre 2003 y 2011.

No obstante se puede considerar que, para su realización, se toma como base el Plan Especial del Centro Histórico (PECH), aprobado en 1995 e incorporado al Plan General en el año 1999. En dicho Plan Especial se especifica las calles de “preferencia peatonal” que en la mayoría de los casos coinciden con las actuaciones peatonales ejecutadas.

El único proyecto que adquiere un papel importante por su ejecución independiente, es la peatonalización de la Plaza Mayor, bajo la fórmula “aparcamiento subterráneo – plaza peatonal en su superficie”. Es un proyecto problemático y lleno de discrepancias entre los grupos políticos, absorbido finalmente por el I Plan Municipal de Peatonalización.

Desde la perspectiva económica, es reseñable la forma de financiación de muchas de estas intervenciones peatonales más allá de los propios fondos municipales. Se reciben ayudas europeas, estatales y autonómicas, hasta el punto de que todas las actuaciones del II Plan de Peatonalización, salvo una, están subvencionadas de alguna forma con fondos externos.

Sobresale la participación de la ciudad en el proyecto europeo Civitas-Caravell con el que se lleva a cabo la subvención del cierre del casco histórico de la ciudad a través de elementos físicos; mientras que otra de las ayudas recibidas proviene del Plan E del gobierno central bajo la presidencia de Zapatero.

Destaca la opinión de los principales usuarios de la ciudad, exponiendo la mayoría de los vecinos su total conformidad y apoyo desde el inicio de las peatonalizaciones y cierre al tráfico del casco; y los comerciantes por no expresar ningún aspecto negativo reseñable, salvo las incomodidades y molestias propias de las obras.

El resultado final es de 17,3 hectáreas peatonales del casco histórico, con un 70% reurbanizado y adaptado al peatón, equivalentes a 8,6 kilómetros de calles peatonales. Estas cifras corresponden a un 65% del casco histórico peatonalizado en 16 años.