4.4. EL CASO DE PAMPLONA

  • 4.4.1.  Resumen y descripción del proceso.
  • 4.4.2.  Etapas, agentes y secuencias.
    • 4.4.2.1. Etapa Nº 1: Plan General de Ordenación Urbana de Pamplona. Estudio Pormenorizado del Suelo Urbano en el Casco Antiguo (1973-1979).
    • 4.4.2.2.        Etapa Nº 2: Proyecto de Ordenación Vial del Casco Viejo (1980). 1º cierre al tráfico del casco viejo.
    • 4.4.2.3.  Etapa Nº 3: PERI Casco Antiguo (1985) – PERI Burgo de San Cernin (1986).
    • 4.4.2.4. Etapa Nº4: Anteproyecto urbanización 7 calles del Casco Antiguo presentado por la Asociación de Comerciantes y sus consecuencias.
    • 4.4.2.5. Etapa Nº 5: 1º Proyecto de urbanización del casco antiguo 1º etapa y su variante con galería (1996-2001).
    • 4.4.2.6. Etapa Nº 6: Aparcamiento subterráneo y reurbanización Av. Carlos III entre la Plaza Merindades y la Plaza Conde Rodezno, II Ensanche (2000-2001).
    • 4.4.2.7. Etapa Nº7: Aparcamiento subterráneo y urbanización Plaza del Castillo (2003).
    • 4.4.2.8. Etapa Nº 8: Plan Especial de Protección y Reforma Interior Casco Antiguo -PEPRI- (2001).
    • 4.4.2.9. Etapa Nº 9: Plan Municipal de Pamplona (2003).
    • 4.4.2.10. Etapa Nº 10: aparcamiento subterráneo y reurbanización Av. Carlos III (entre calle Cortes de Navarra y Plaza Merindades) y Av. Roncesvalles; barrio I Ensanche (2005 – 2007).
    • 4.4.2.11. Etapa Nº 11: Plan Especial Reforma Interior I y II Ensanche (2007).
  • 4.4.3.  Otros.
  • 4.4.4.  Resultados y conclusiones generales.

 

4.4. El caso de PAMPLONA.

p1.JPG

Como se verá a continuación, en el caso de Pamplona, los inicios de las peatonalizaciones del casco antiguo y de los ensanches, se debe a la participación de los comerciantes, con el único objetivo de de paliar la mala situación en la que se encontraban los barrios.

Bajo estas circunstancias, el Ayuntamiento, y más concretamente la figura de la Alcaldesa del momento, realiza una serie de actuaciones con un marcado carácter personal, siendo su figura la principal conductora de los grandes proyectos peatonales de la ciudad.

Tales decisiones se apoyan en los instrumento de planeamiento que se van aprobando y solapando con las ejecuciones de las intervenciones: planes urbanísticos de ámbito municipal (Planes Generales), incluyendo dos Planes Especiales de Protección, tanto del casco antiguo, como del I y II Ensanches.

El ámbito de la actuación peatonal pasa la tradicional frontera del casco histórico, transformando una de las arterias principales de los ensanches, en un aparcamiento subterráneo peatonalizando la superficie exterior de la vía, creando un importante eje peatonal en la ciudad.

La topografía es otro aspecto a tener en cuenta, se ejecutan elementos mecánicos de paso por toda la ciudad mejorando el acceso a los barrios más desfavorecidos, extendiendo el proceso peatonal por toda la urbe. Estas intervenciones no son peatonalizaciones propiamente dichas, sino proyectos aislados que van complementando los proyectos peatonales.

Junto a las peatonalizaciones, se realizan otras acciones complementarias, como la construcción de nuevos aparcamientos subterráneos, que en ocasiones llevan consigo la peatonalización de la superficie exterior del mismo. El objetivo es suplir la falta de aparcamiento como consecuencia de las nuevas calles peatonales.

Muchas de las intervenciones utilizan fondos externos para la ejecución de las obras de peatonalización, proviniendo de diversas administraciones como la central, autonómica e incluso europea.

La preferencia del peatón se traslada incluso a los barrios más periféricos, extendiéndose la cultura peatonal desde el interior hacia el exterior de la ciudad, quedando reflejado en los elementos peatonales más destacados y analizados en cada barrio. No se tratan de peatonalizaciones ya que la mayor parte de ellos están diseñados como parques y zonas verdes asociadas a las edificaciones. De forma breve se hace una mención a estos elementos de la periferia de la ciudad.

El conjunto de los elementos singulares de la ciudad, en forma de elementos de paso, nuevas plazas peatonales, procesos y planos de las peatonalizaciones del casco histórico y de los ensanches, puntos y señalizaciones de acceso a las áreas peatonales, cronología de las fases de peatonalización del casco histórico con referencias a las actas municipales y a los artículos de periódicos, los elementos peatonales de los barrios, el desarrollo del ensanche de Mendillori, etc. se recogen en el Anexo J, del final de esta investigación.

4.4.1. Resumen y descripción del proceso.

El estudio del caso de la ciudad de Pamplona parte de los inicios de la década de los 70 cuando se redacta el fallido PGOU, pudiéndose considerarse como el precedente de las intervenciones posteriores. Posteriormente en el año 1980, se lleva a cabo una regulación y ordenación del tráfico motorizado con el cierre de algunas calles del casco antiguo.

A mediados de los 90, se promueve toda una gran intervención urbanística de reurbanización y peatonalización de propio casco antiguo en varias etapas abordando casi su totalidad. A partir del año 2.000, se acometen obras de peatonalización que afectan al I y II Ensanche de la ciudad, destacando la peatonalización de la Avenida de Carlos III como principal actuación, creando 2 importantes ejes peatonales en la ciudad.

Muchas de estas intervenciones responden a decisiones políticas que se han venido solapando con los planeamientos marcados por las actuaciones.

En el siguiente cuadro se recoge un resumen de las distintas etapas que conforman el proceso de las peatonalizaciones de la ciudad de Pamplona. En ellas se describen los instrumentos de planeamiento que se van aprobando en forma de planes especiales y planes generales, los proyectos de urbanización peatonal ligados a los aparcamientos subterráneos, así como las decisiones de índole peatonal que se van tomando e influyendo en el proceso de la ciudad.

Al final del desarrollo de cada etapa, se incluye un cuadro con los datos cuantitativos de las áreas y longitudes peatonales de cada fase, diferenciando el centro de la ciudad de los ensanches. Se aporta además información cronológica y porcentual del grado de peatonalización del casco histórico.

p2.JPG

 4.4.2. Etapas, agentes y secuencias.

4.4.2.1. Etapa Nº 1: Plan General de Ordenación Urbana de Pamplona. Estudio Pormenorizado del Suelo Urbano en el Casco Antiguo (1973-1979).

p3.JPG

Antecedentes.

El equipo de técnicos del estudio UIA (Urbanismo, Ingeniería y Arquitectura SA) gana el concurso nacional de Redacción del Plan General de Ordenación Urbana de Pamplona, desarrollándolo desde 1973 hasta 1979,

El Ayuntamiento de acuerdo con el texto refundido de la Ley del Suelo de 1976 y en función de las determinaciones contenidas para el desarrollo e los planes generales, acepta como documento que completa al citado Plan General, la redacción de un estudio pormenorizado del suelo urbano correspondiente al Casco Antiguo, donde se propone un programa de peatonalización del centro de la ciudad.

Iniciativa.

Los arquitectos impulsores del Plan General pertenecientes a UIA son en su momento Javier de Mesones y Adriana Dan Cil, esta última fuertemente influenciada por sus estudios de doctorado realizados en Roma, con lo que aporta criterios acerca de la conservación de los núcleos históricos y del patrimonio.

Otros de los aspectos que influyen en el equipo de UIA para el desarrollo de una ciudad peatonal, son sus conocimientos culturales y técnicos, sus viajes internacionales a ciudades como Bolonia, así como la influencia de las nuevas ideas europeas de revitalizar el espacio urbano.

Participación ciudadana en el Plan General.

En el trabajo del Plan General que está realizando UIA, se asienta un proceso de participación pública pionero para la época, llevándose a cabo 3 iniciativas: por una parte se encuentra un estudio de prensa para conocer el movimiento ciudadano, los puntos conflictivos y sus reivindicaciones; por la otra se realiza una encuesta pública, con la mayor difusión posible, con los principales problemas detectados en el estudio, así se da a conocer el grado de satisfacción de la población con respecto a los servicios y dotaciones de los diferentes barrios, se da opción a los encuestados a exponer los problemas concretos que se plantean como ciudadanos y usuarios del espacio urbano.

Y finalmente, completados los dos puntos anteriores, se lleva a cabo una exposición pública de 100 paneles de gran formato durante 2 meses, exponiéndose el citado Estudio Pormenorizado del Casco Antiguo en las Escuelas de San Francisco en diciembre de 1977 (Diario de Navarra, 28 de diciembre de 1977), donde se presentan los objetivos: recuperación de edificios, recuperación de los espacios comunitarios y transformación de las calles del casco histórico en peatonales.

Objetivos y aplicación en el Estudio Pormenorizado del Suelo Urbano del Casco Antiguo.

El principal propósito es devolver la belleza al paisaje urbano a través de la conservación del patrimonio entendiéndose las áreas históricas de forma integral. También se prioriza el mantenimiento de las funciones y formas de vida de la comunidad de este entorno, ya que se considera que tiene una historia propia.

Se proyecta un cambio en la proporción del espacio y se vuelve a la estética de sus orígenes de modo que las plazas vuelvan a ser para los peatones con la desaparición de los coches. Como puntos principales están la recuperación de edificios y patios para uso comunitario, la peatonalización de calles del casco y la previsión de aparcamientos subterráneos, tal y como aparece en el plano original del inicio de este apartado.

Propuestas de peatonalización y modificaciones del tráfico.

A partir de los objetivos planteados se proyecta una nueva ordenación del tráfico con varias etapas de peatonalización de importantes áreas del recinto, proponiéndose como alternativa al cierre del tráfico 4 circuitos de entrada y salida tanto para el vehículo privado como para el público, aspecto sobre el cual se propone que sean microbuses eléctricos públicos los que accedan al centro buscando una reducción de la contaminación al medio ambiente.

De igual forma se señalan diferentes ubicaciones para la construcción de aparcamientos subterráneos, tanto en el entorno como dentro del casco histórico, siendo ésta una medida complementaria y alternativa a la peatonalización del mismo.

Anulación del Plan General.

Con la entrada en 1979 del primer Ayuntamiento democrático de Pamplona de la mano del Alcalde Julián Balduz (PSN) y, debido de los retrasos de la elaboración del Plan General iniciado en 1973, la comisión permanente del Ayuntamiento acuerda imponer a UIA una multa diaria de 5.000 pesetas, es decir 30 €, hasta que no finalice el Plan General (elpais.com, 8 de marzo de 1979).

Posteriormente y después de enfrentamientos continuos entre el Ayuntamiento y UIA, se decide extinguir el contrato en mayo de 1979. “El propio arquitecto de UIA Javier de Mesones reconoce que la situación era complicada con importantes presiones para abandonar el Plan General incrementado por el mal ambiente creado por los grupos radicales que se consideraban representantes de los residentes” (J. de Mesones, comunicación personal, 28 de enero de 2013). Finalmente el Ayuntamiento conoca las bases de un nuevo concurso público para la elaboración de un nuevo Plan General.

Resultados.

Este Plan General no se llega a aprobar por los mencionados retrasos, no obstante los técnicos de UIA plantean las primeras intenciones para mejorar el Casco Antiguo: peatonalización de sus calles, necesidad de incorporar aparcamientos subterráneos y un estudio de circuitos de acceso motorizado al barrio. Estos puntos son posteriormente desarrollados y estudiados en las siguientes intervenciones peatonales que se realizan en Pamplona, pero sin hacer referencia al planteamiento de UIA.

4.4.2.2. Etapa Nº 2: Proyecto de Ordenación Vial del Casco Viejo (1980). 1º cierre al tráfico del casco viejo.

p4.JPG

Antecedentes.

En 1979 se constituye el primer Ayuntamiento democrático de la mano del Alcalde Julián Balduz (PSN) gracias a una coalición entre 3 partidos, nombrando Presidente de la Comisión de Tráfico, Transporte y Urbanismo del Ayuntamiento de Pamplona a Javier Taberna perteneciente a UCD, desarrollando su actividad política en esta primera legislatura desde 1979 a 1983. No puede entenderse la actitud del Ayuntamiento y de Javier Taberna sobre la cuestión peatonal, sin los anteriores Planes Generales y el Estudio Pormenorizado del Casco Antiguo [Figura 213], que tuvieron que dar lugar a discusiones públicas y a aumentar el consenso sobre el tema, fundamentalmente a partir de la exposición pública del año 1977 comentada en el apartado anterior.p5.JPG

Iniciativa.

Desde su cargo administrativo, Javier Taberna impulsa la consideración como calles peatonales y el cierre al tráfico de algunas del Casco Viejo. Para poner en marcha dicha actuación y debido a su desconocimiento en la materia, se apoya en el asesoramiento del catedrático Manuel Ferrer, geógrafo de profesión y especialista en urbanismo y geografía urbana.

Por otro lado y gracias a las buenas relaciones con el gobierno central de su mismo partido (UCD), sigue las recomendaciones del Director General de Tráfico que le asesora sobre los principales puntos a tener en cuenta para una correcta peatonalización: la accesibilidad a través del transporte público, los aparcamientos públicos y la solución al acceso de los residentes.

En este punto también habría que destacar la más que probable positiva influencia de los nuevos redactores del Plan General, y en concreto, de Arturo Soria, cuya actitud respecto a los peatones es más que reconocida a través de sus publicaciones como “Caminar como forma de conocimiento: la recuperación del camino de Santiago” (Soria, 1989) y “¿A qué se llama transporte?” (Soria, 1980).

Pienso por ello que, Javier Taberna recoge las ideas de estos grupos técnicos, influenciado también por la creciente concienciación pública sobre el tema, tras la democratización del país y de la vida municipal; además de la posible incorporación de sus propias ideas fruto de su formación.

Objetivos.

El principal objetivo es entonces la recuperación del casco antiguo cada vez más deteriorado y degradado. Empiezan a emerger viviendas en avanzados estados de deterioro, muchas de ellas sin reformar y sin baños, sumado a esto la escasez de luz y salubridad debido a las calles estrechas y edificios altos, arrojando como resultado la generación de una sociedad marginal separada física y socialmente del resto de la población de Pamplona de los ensanches próximos.

“Taberna manifestó que través de la peatonalización, se podría conseguir una importante mejora del barrio, ya que se valoraría el casco histórico como el corazón de la ciudad y, por tanto, se debía asumir la necesidad de devolvérselo a sus residentes y visitantes para que la Plaza del Castillo sea de nuevo el espacio público por excelencia de la ciudad”. (J. Tabernas, comunicación personal, 13 de junio de 2013).

Puesta en marcha del cierre al tráfico del casco viejo.

Para poner en marcha el nuevo proyecto se realizan varias reuniones entre el Ayuntamiento, con el Acalde Julián Balduz y Javier Taberna a la cabeza, los redactores del Plan General (en ese momento en fase de redacción) representados por el Ingeniero de Caminos Arturo Soria y la Dirección General de Tráfico con su delegado Pérez de Haro.

“El propio Arturo Soria declaró que se abordó el problema del tráfico de la ciudad de Pamplona, con especial interés en el I y II Ensanche así como en el Caco Viejo, con el objetivo de que el barrio no fuera un lugar de paso”. (A. Soria, entrevista telefónica, 10 de junio de 2013).

Se realiza un trabajo en equipo donde se establecen las líneas generales de actuación en la ciudad y en el casco viejo, con el objetivo de ordenar el tráfico, reducir y eliminar puntos negros y peatonalizar las calles del casco antiguo (Diario de Navarra, 7 de junio de 1980). “Taberna declaró que el pleno del Ayuntamiento apoyó el cierre de las calles del casco, poniéndose en marcha la propuesta rápidamente”. (J. Tabernas, comunicación personal, 13 de junio de 2013).

Propuestas sobre peatonalización.

El 11 de agosto de 1980 es una fecha memorable por ser el día en que se produce el cierre al tráfico de parte del casco viejo, surgiendo las primeras calles exclusivamente peatonales, diferenciando entre vías peatonales, restringidas y de tránsito (Diario de Navarra, 10 de agosto de 1980). La idea es que a la mayor brevedad posible se realicen los correspondientes proyectos de reurbanización y ornamentación para adaptarlas finalmente a su verdadera consideración como calles peatonales, pero no es hasta 1996 cuando se empiecen a reurbanizar sus calles.

Paralelamente y como otro objetivo primordial, se propone la reducción del tráfico de paso por el casco viejo y para ello se presentan 3 circuitos de entrada y salida al casco, facilitando el movimiento de residentes, visitantes, transporte público así como de carga y descarga, dando solución a los accesos al barrio.

La propuesta resulta ser totalmente precursora en la materia en comparación con el resto actuaciones peatonales ejecutadas en otras ciudades españolas, y en especial en las analizadas Burgos y San Sebastián.

Se abordan temas como la peatonalización de las calles, reurbanización del pavimento para adaptarlo al peatón y nuevas formas alternativas de acceso al barrio. El propio Javier Taberna difunde como acción complementaria la necesidad de nuevos aparcamientos en el entorno e interior del casco, sin embargo, el primero de ellos se construye una década después.

Resultados y datos numéricos.

Este cierre al tráfico de parte de las calles del casco viejo es entonces una decisión política tomada desde la comisión de Tráfico del Ayuntamiento, considerándose como pionera, innovadora y muy avanzada en el tiempo si comparamos con las primeras peatonalizaciones de otras ciudades españolas iniciadas posteriormente, como las analizadas Burgos y San Sebastián.

Sin embargo, esta actuación no tiene la consistencia necesaria ya que no va acompañada de otras intervenciones importantes como la construcción de aparcamientos subterráneos o la reurbanización de sus calles a una sola cota, proyectos planteados en las siguientes décadas.

La superficie peatonal cerrada al tráfico, junto con el cercano Paseo Sarasate, es en su momento de un 37% con casi 4 kilómetros de calles peatonales, tomando como base del Casco Antiguo el plano histórico de Pamplona realizado por Francisco de Coello de 1845. La superficie peatonal cerrada al tráfico es de casi 6,6 hectáreas que junto al existente Paseo Sarasate, suma una totalidad de 7,4 hectáreas.

t1.JPG

4.4.2.3. Etapa Nº 3: PERI Casco Antiguo (1985) – PERI Burgo de San Cernin (1986).

t3.JPG

Antecedentes e iniciativa.

En 1980 se pone en marcha una campaña del Consejo de Europa para el renacimiento de la ciudad, con el fin de recuperar los cascos antiguos degradados o con riesgo de degradación. En España el Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo (MOPU) inicia un programa de 31 operaciones piloto de rehabilitación en cascos históricos entre los que se encuentra el de Pamplona, eligiendo para el estudio la Manzana Nº5 de la Sección II del Casco Antiguo, comprendida dentro del ámbito de las calles Mayor, Jarauta y Eslava, con la Plaza Santa Ana en su interior (diariodenavarra.es, 11 de septiembre de 2009).

La manzana está compuesta de 258 viviendas de las que 42 se encuentran desocupadas, se desarrolla el proyecto mediante la redacción del Plan Especial de Reforma Interior de la Manzana Piloto, redactado por el arquitecto Manuel Sagastume, aprobado inicial y provisionalmente en 1983. Se empieza entonces un proceso de toma de una nueva conciencia acerca de la protección del patrimonio histórico y en ese contexto surgen nuevas leyes como la Ley del Patrimonio Histórico Español de 1985 (BOE Nº155, 29/06/1985).

Este PERI de la Manzana Piloto, no se llega a desarrollar pero sirve de base para el posterior Plan Especial de Reforma Interior Casco Antiguo, adjudicado en 1985, cuyo avance se paraliza por discrepancias en su forma de actuación. A pesar de esto es necesario destacar este Plan Especial al ser la primera figura de planeamiento en la etapa democrática, que propone las primeras calles peatonales del casco antiguo.

La parte del barrio que sí queda supeditada al planeamiento es el Burgo de San Cernin aprobándose de manera definitiva en 1986 el PERI de San Cernin (BON Nº62, 16/05/1986) redactado por los arquitectos Sigifredo Martín, Javier Torrens y Fermín Jiménez, destacando la figura del primero por su participación en posteriores planes.

Este Plan Especial se redacta con los objetivos básicos de dotar al citado Burgo de San Cernin de un régimen específico para su recuperación y conservación de las tipológicas constructivas, así como la búsqueda de una mejora social y funcional para un barrio cada vez más deteriorado y degradado, pero sin proponer actuaciones peatonales.

Aprobación del Plan General de Ordenación Urbana de Pamplona (1984).

 Paralelamente a los mencionados planes especiales, se aprueba el nuevo Plan General de la ciudad, con escasa repercusión en materia de peatonalizaciones. En el Plan se denomina como Área Libre algunas zonas del Casco Antiguo y Ensanches [Figura 214] sin aportar la peatonalización específica de sus calles.

Se puede decir que su aportación se centra en las zonas verdes de Pamplona, dejando la meseta rodeada de los Jardines de Taconera-Ciudadela-Vuelta del Castillo como áreas verdes cercanas al Casco Antiguo y a los Ensanches.

214.JPG

En el Casco Antiguo, se plantean unas líneas generales de conservación y rehabilitación, si bien resultan difíciles de aplicar por haberse convertido en un entorno complicado y conflictivo para vivir. Los Ensanches quedan estancados al ser necesario un Plan Especial para su desarrollo, teniendo que esperar hasta el año 2007 para su aprobación definitiva.

Objetivos.

Aunque no se llegó a aprobar, cabe destacar los objetivos marcados en el Avance del PERI Casco Antiguo, para comprobar su influencia en el posterior planeamiento desarrollado en la ciudad. Se propone proteger al peatón, impidiendo la circulación de paso por el casco para acceder a otras zonas de la ciudad, disminución del número de coches y reducción de la velocidad de los vehículos.

En materia peatonal se recomienda la peatonalización de algunas de las calles, la recuperación de las pequeñas plazas de la zona y la creación de espacios libres en las zonas interiores de algunas manzanas, con un uso público restringido.

Adicionalmente, se fomenta el transporte público con la implantación de un minibus gratuito que traslade a los ciudadanos desde los aparcamientos limítrofes hasta el casco recorriendo sus calles

Actuaciones peatonales.

En el citado Avance del PERI Casco Antiguo [Figura 215] se proyecta peatonalizar el entorno de la Plaza del Ayuntamiento y de la zona del Burgo de San Nicolás, La Plaza del Castillo tiene también especial interés y sobre ella se propone una reducción de las plazas de aparcamiento en superficie, como paso intermedio a su total peatonalización, y la remodelación de la propia plaza ganado espacio para el peatón (Diario de Navarra, 29 de diciembre de 1985).

En el PERI ya aparece la propuesta de nivelar el pavimento en una misma cota, de modo que el espacio sea totalmente continuo, así como un reajuste del trazado de bordillos para recuperar algunos espacios residuales que eran de calzada.

215.JPG

Actuaciones peatonales complementarias.

– Plaza de Santa Ana y Rincón de las Pellejerías. Con la aplicación del PERI Burgo de San Cernin de 1986, se proyecta que la parte correspondiente a la Plaza Santa Ana constituya una gran plaza interior unida al Rincón de las Pellejerías [Figura 216], separadas ambas por una nave transversal (diariodenavarra.es, 11 de septiembre de 2009).

El espacio interior del Rincón de las Pellejerías se había abierto a la Calle Jarauta a través de la demolición del edificio en el Nº5 de la misma calle en el año 1980 y, tras muchas vicisitudes a lo largo de los años y declarándose el espacio por el siguiente PEPRI del Casco Antiguo del año 2001 como Zona de Intervención Preferente (ZIP), se adjudica en 2004 al equipo de arquitectos OM ARQ la redacción del Proyecto de Intervención Global 6 (PIG6) para desarrollar la manzana.

Este proyecto se aprueba por el Ayuntamiento y el Gobierno de Navarra en abril de 2008, aunque hasta el día de hoy sigue sin ejecutarse; lo que sí se acondiciona es la Plaza Santa Ana para su uso público en el año 1987 (de acuerdo con el PERI Burgo de San Cernin) y recientemente en el año 2012 se vuelve a hacer una intervención superficial del pavimento de la propia plaza y de la cercana calle Jarauta por el mal estado del suelo. El Rincón de las Pellejerías actualmente no está habilitado para su uso público.

216.JPG

– Urbanización Plaza de Los Burgos, de la Mañueta y de la Plaza de Santiago. La urbanización de La Plaza de los Burgos y la Mañueta se realiza junto a la rehabilitación del Mercado de Santo Domingo durante los años 1986 y 1987, recuperando ambas plazas para su uso exclusivamente peatonal (Diario de Navarra, 28 de noviembre de 1986).

La cercana Plaza de Santiago se pavimenta y se incorpora arbolado en 1999 (Diario de Navarra, 28 de abril de 1998), por lo que el entorno del Mercado de Santo Domingo queda peatonalizado [Figura 217].

217.JPG

Resultados y datos numéricos.

El interés primordial de ambos Planes Especiales es acabar con la degradación del barrio pensando en su recuperación y conservación. Destaca el Avance PERI del Casco Antiguo, que si bien no se aprueba de forma definitiva, es el primer planeamiento que proyecta la peatonalización del Casco Antiguo, dando prioridad al peatón mediante calles peatonales y reducción del tráfico.

Es necesario esperar hasta el año 2001 para la puesta en marcha del definitivo PERI del Casco Antiguo. Se incrementa ligeramente el área peatonal del casco al transformar espacios destinados al aparcamiento en superficie en nuevas plazas peatonales, de modo que el 38% de su superficie era ya peatonal (según límite del casco de acuerdo plano histórico de Coello de 1845) con 4,2 kilómetros de calles peatonales. Con esta etapa, el Casco Antiguo cuenta con casi 7,6 hectáreas de espacios peatonales, escasamente un 5% pavimentado, incrementando en 1 punto la totalidad de la superficie peatonal del barrio:t1.JPG

4.4.2.4. Etapa Nº4: Anteproyecto urbanización 7 calles del Casco Antiguo presentado por la Asociación de Comerciantes y sus consecuencias.

p4.JPG

Antecedentes e iniciativa.

A comienzos de los años 90 y debido al estado de abandono y deterioro que está experimentando el Casco Antiguo de Pamplona, se crea en noviembre de 1992 la Asociación de Comerciantes El Centro con el objetivo de realizar actuaciones que revitalicen el casco viejo y mejorar su situación económica (Diario de Navarra, 21 de noviembre de 1992).

Objetivos.

El objetivo planteado por la mencionada asociación es peatonalizar las 7 calles donde se localizan la mayoría de los comercios, calles que ya estaban cerradas al tráfico desde 1980 pero sin haberse sometido a ninguna obra de mejora en su pavimentación (Diario de Navarra, 11 de septiembre de 1993). Otros de los objetivos marcados son la construcción de un aparcamiento subterráneo en la Plaza del Castillo, para unos 500 vehículos y responder así a la demanda de aparcamientos latente en el barrio.

Propuesta sobre la peatonalización: urbanización 7 calles del Casco Antiguo.

Los comerciantes presentan de esta forma al Ayuntamiento el Anteproyecto de Urbanización de las 7 Calles del Casco Antiguo, realizado por el arquitecto Fernando Redón, en el que se propone una reurbanización global y mejora integral del entorno, pavimentación uniforme con la eliminación de las aceras, iluminación sobre arcos a modo de galería comercial abierta, demandando además la renovación del mobiliario urbano.

El anteproyecto se localiza dentro del PIAC, “Plan Integrado de Actuación Comercial”, promovido por la propia asociación, la Cámara Navarra de Comercio e Industria y el Gobierno de Navarra, por lo que se le destina un presupuesto; se celebran diversas reuniones a lo largo de los años 1993 y 1994 con los políticos y técnicos del consistorio a la espera de una respuesta positiva para empezar cuanto antes las obras de peatonalización (Diario de Navarra, 14 de agosto de 1994).

Situación del Ayuntamiento.

El alcalde del momento, Alfredo Jaime (UPN), considera esta propuesta como el inicio de todo un planteamiento integral de mejora del Casco Antiguo en el que no sólo se estudia una nueva peatonalización, sino también la mejora de los niveles de accesibilidad al centro, incluyendo al proyecto aparcamientos y mejoras en el transporte público al casco (Diario de Navarra, 5 de enero de 1994). Se consideran como alternativas la construcción de 2 aparcamientos, uno en el Paseo Sarasate y otro en la Plaza del Castillo.

Con el fin de dar a conocer resultados en otras ciudades de intervenciones peatonales, el Ayuntamiento planea un viaje a las ciudades de Burdeos y Angers al que asiste un grupo de concejales, técnicos municipales y comerciantes (Diario de Navarra, 23 de febrero de 1994).

El viaje ayuda a hacer una comparativa clara y evidente de la diferencia entre los cascos históricos, pero sobre todo sirve para perder el miedo a la toma de decisiones como la construcción de aparcamientos subterráneos en el casco y entender el concepto de peatonalización desde un punto de vista más amplio, en la búsqueda de una mejora comercial, de la habitabilidad y finalmente la recuperación de la población.

Propuesta alternativa de la agrupación política Batzarre.

De forma paralela y debido a los acontecimientos que se están desarrollando relacionados con las publicaciones de la peatonalización del Casco Antiguo, la agrupación política Batzarre lleva a cabo a finales de 1993 unas jornadas sobre la peatonalización del casco en la que participan la AAVV Casco Viejo, AAACC Burgo de la Navarrería y AACC El Centro (Diario de Navarra, 1 de noviembre de 1993).

El objetivo propuesto y apoyados por todos los colectivos, es la necesidad de recuperar el Casco Antiguo a través de la peatonalización de sus calles y la restricción del tráfico rodado; la propia agrupación política expone su proyecto peatonal que discrepa del presentado por el Ayuntamiento, al sugerir una red peatonal de calles y plazas dando una continuidad a la peatonalización del casco, además de otras medidas relacionados con el tráfico y aparcamientos.

Puesta en marcha del proyecto de peatonalización del Casco Antiguo.

Antecedentes e iniciativa. Al tiempo que se presenta el Anteproyecto de urbanización las 7 Calles del Casco Antiguo, el Ayuntamiento de Pamplona firma en julio de 1994 un convenio (Pleno Municipal Acta Nº16, 29/07/1994) con el Gobierno de Navarra, (Departamento de Industria, Comercio y Turismo) con el objetivo de revitalizar comercialmente el casco antiguo, pero con la obligación de invertir una parte durante el mismo año, por lo que el consistorio se ve en la necesidad de poner en marcha cuanto antes el proyecto de peatonalización del casco (Diario de Navarra, 14 de agosto de 1994).

Objetivos y propuesta de peatonalización. El objetivo peatonal sigue siendo el mismo, si bien ahora el Ayuntamiento ha aumentado las calles a peatonalizar, pasando de las 7 calles del Anteproyecto a 10, incorporándose las calles Mayor, Estafeta y San Saturnino (Diario de Navarra, 8 de noviembre de 1994). En agosto de 1994 el Alcalde Alfredo Jaime (UPN) elige por resolución al arquitecto Fernando Redón, para la redacción del proyecto básico de reurbanización de las 10 calles, supervisado por los técnicos del Ayuntamiento [Figura 218].

Básicamente se trata de un diseño peatonal con una nueva pavimentación de una sola cota eliminando aceras, nueva iluminación, mobiliario y la reparación de infraestructuras. En diciembre el ayuntamiento aprueba en Pleno el Proyecto de Ejecución y Urbanización del Casco Antiguo (1ºEtapa) y estudio para la mejora del mismo (Pleno Municipal Acta Nº26, 30/12/1994) para someterlo a información pública durante un mes.

218.JPG

Mientras Fernando Redón se encuentra trabajando en el proyecto básico, su equipo de Ingenieros Iturralde y Sagües, analiza la posibilidad de mantener un antiguo colector del siglo XVIII (Mineta), pero debido a su mal estado de conservación se opta por eliminarlo.

Para contrarrestar su eliminación, se proyectan numerosas arquetas de servicio muy seguidas, llegando a la conclusión de que lo más conveniente es la construcción de una galería continua, por lo que se incorpora al proyecto una nueva galería subterránea de servicios; por otra parte se canalizan todas las conducciones por la nueva galería y lo más avanzado del sistema es su proyección para una futura recogida neumática de basuras.

Proyecto Plan de Acción del Casco Viejo. Paralelamente a la elaboración del proyecto básico, los servicios urbanísticos del Ayuntamiento están trabajando en una propuesta denominada Proyecto de Plan de Acción para el Casco Viejo [Figura 219], en el que ya se distinguen las calles peatonales, vías de libre circulación (para acceder y salir del barrio), vías restringidas y vías restringidas a vecinos, además de proponer futuros aparcamientos en superficie y subterráneos.

Es una primera aproximación donde se plantea toda una red peatonal y de coexistencia peatón-automóvil en el casco antiguo, un boceto en el que entran a discutir técnicos, políticos y comerciantes, siendo uno de los puntos principales la peatonalización de las calles Mayor y Estafeta.

219.JPG

Participación y opinión ciudadana. En este momento en que la peatonalización del Casco Antiguo se encuentra cada vez más cerca, el Ayuntamiento de Pamplona propone la constitución de la Mesa del Casco Viejo[1] con el fin de tener una mayor participación e implicación ciudadana integrando todos los colectivos del barrio (Diario de Navarra, 21 de noviembre de 1995); dicha mesa participa en varias decisiones, como en la polémica de la elección del nuevo pavimento para la reurbanización de las calles del casco. La respuesta de los vecinos a la inminente peatonalización del entorno histórico, se puede resumir en la encuesta publicada en el Diario de Navarra de 19 enero de 1996.

[1] La mesa está formada por AACC Casco Antiguo, la AAVV Alde Zaharra, el Consejo de Salud del Casco Viejo, la Asociación Hostelería Kalean, la Asociación Bares San Cernin, la AACC El Centro, la AAVV tres Burgos, la Asociación defensa Patrimonio Histórico, una Coordinadora de Minusválido y la Asociación Jubilados Acote.

t1.JPG

En esta encuesta se pone de manifiesto que el 79% de los vecinos del entorno a intervenir y el 83% del resto de Pamplona, están a favor de la peatonalización del Casco Antiguo, la diferencia recae en la decisión de si la peatonalización es total o parcial, estando la opinión de ambos grupos al 50%.

En marzo del mismo año la Asociación de Vecinos del Casco Viejo realiza otra encuesta a 5.000 residentes en la que el 91% desea la peatonalización del barrio y también el 96% se manifiesta a favor de la necesidad de nuevos aparcamientos como otro de los problemas a resolver (Diario de Navarra, 30 de abril de 1996).

Desde la propia asociación se considera que los intereses de la Mesa del casco Viejo no tienen en cuenta su opinión, favoreciendo principalmente a los comerciantes; prueba de ello es que la aprobación de la primera fase de peatonalización se proyecta sobre unas calles ya cerradas al tráfico y cuyo objetivo primordial es entonces la revitalización comercial, que si bien la asociación concuerda con ello, consideran que no se puede olvidar al vecindario del casco.

Otras actuaciones peatonales en la década de los 90.

– Áreas peatonales resultantes de los aparcamientos subterráneos. Otras de las intenciones del Ayuntamiento junto a la peatonalización, es la construcción de nuevos a aparcamientos subterráneos en el casco y su entorno [Figura 220], necesarios desde el cierre al tráfico de ciertas calles en 1980.

220.JPG

Éstos se empiezan a construir en los años 90 siguiendo una técnica similar, es decir, la recuperación de espacios que estaban destinados en su mayoría a plazas de garaje en superficie, construyendo aparcamientos subterráneos y transformando su exterior en nuevos espacios peatonales.

Bajo esta premisa se construyen en el entorno del casco dos aparcamientos subterráneos, el de la Plaza de Toros (P1) [Figura 221], y el de la Plaza del Vínculo (R2) [Figura 222] (Diario de Navarra, 13 de diciembre de 1990 y 8 de junio de 1995). En el interior del casco el aparcamiento de la Plaza de San Francisco (R1) y el del Rincón de Aduana (P2).

La Plaza de San Francisco [Figura 223] es la primera intervención importante que se realiza dentro del casco antiguo antes de empezar la peatonalización del mismo en el año 1996. Se proyecta un aparcamiento subterráneo para residentes y se reurbaniza toda la plaza de modo que se transforma todo el espacio exterior en un nuevo espacio peatonal para los vecinos.

El proyecto es del año 1990, inicia las obras en 1992 y se inaugura en 1994 (Diario de Navarra, 1 de mayo de 1994). La plaza con las dimensiones actuales surge como consecuencia de la demolición de varios edificios a comienzos del siglo XIX. El aparcamiento del Rincón de la Aduana se construye a finales de la década.

221.JPG

223.JPG

– Plaza pública en el Rincón de las Belenas (1995). El espacio se abre a la calle Eslava a raíz de las obras de rehabilitación del edificio situado en la Calle Eslava Nº1 en el año 1995, convirtiéndose en la Oficina de Rehabilitación Urbana del Ayuntamiento, accediendo al Rincón de las Belenas [Figura 224] a través de un pasillo lateral habilitado para tal efecto. El proyecto se trata de una plaza pública situada en el interior de una manzana cerrada por edificios.

224.JPG

Resultados y datos numéricos.

Los comerciantes del casco se constituyen en los impulsores al presentar al Ayuntamiento un Anteproyecto que posteriormente serviría de base para unas intervenciones más amplias y con mayores espacios para el peatón. En este sentido, destaca la peculiaridad de que los comerciantes fueran los precursores ya que históricamente siempre han sido opositores a toda intervención peatonal al tener la certeza de que sus clientes necesitan imperiosamente sus coches para realizar sus compras.

Todos los colectivos, incluidos los equipos políticos, están de acuerdo en la necesidad de una renovación y revitalización del Casco Antiguo y esta pasa por su peatonalización; el 80% de los vecinos se muestran a favor.

El Ayuntamiento muestra también su intención de fomentar la participación ciudadana a través de la constitución de la Mesa del Casco Viejo, aunque la existencia de grupos políticos en este innovador espacio de diálogo hace que la presencia del resto de colectivos no sea relevante.

El consistorio empieza a solucionar otros de los problemas del barrio, construyéndose nuevos aparcamientos subterráneos dentro y en el entorno del casco, bajo la fórmula también extendida en Burgos y San Sebastián, de “aparcamiento subterráneo – superficie exterior peatonal” mejorando la falta de aparcamiento y de áreas peatonales en la ciudad.

Se aumenta el área peatonal del Casco Antiguo hasta un 44%, con casi 5 kilómetros de calles peatonales, tomando como base del casco el plano histórico de Coello de 1845. La superficie peatonal con esta etapa se sitúa muy cercana a los 8,8 hectáreas con un22% reurbanizada, incrementando en 6 puntos el área peatonal del barrio:

t2.JPG

4.4.2.5. Etapa Nº5: 1º Proyecto de urbanización del casco antiguo 1º etapa y su variante con galería (1996-2001).

p1.JPG

Antecedentes e iniciativa.

En mayo de 1995 se producen unas elecciones municipales que desencadenan un cambio político en el consistorio de Pamplona, entrando en la alcaldía José Javier Chorraut -CDN- (diariodenavarra.es, 26 de noviembre de 2004) con un gobierno tripartito, tomándose bajo su mandato las primeras decisiones de comienzo de las obras de peatonalización del Casco Antiguo.

Por otro, lado se aprueba por unanimidad en Pleno del Ayuntamiento el modelo de Convenio con el Gobierno de Navarra (Pleno Municipal Acta Nº12 10/05/1996), para la revitalización comercial del Casco Antiguo, por lo que puede contar con un presupuesto de 1500 millones de pesetas, es decir, 9 millones de euros, para la peatonalización de las 10 calles del Casco Antiguo (Diario de Navarra, 19 de abril de 1996).

Primeras obras de peatonalización del Casco Antiguo.

Como novedad del proyecto de reurbanización que en ese entonces está redactándose por parte del equipo del arquitecto Fernando Redón, se encuentra la incorporación de la galería subterránea de servicios, modificándose el proyecto original. En marzo de 1996 el Pleno del Ayuntamiento aprueba el encargo del proyecto denominado Urbanización del Casco Antiguo 1º Etapa y su variante con galería al arquitecto Fernando Redón y a su equipo (Pleno Municipal Acta Nº8, 08/03/1996).

Se adjudica la obra de la 1º fase a la UTE Padenasa/Torrecilla (Pleno Municipal Acta nº16, 05/07/1996), posteriormente se realizan las otras 3 fases con la peatonalización de la Calle Mayor y la Calle Estafeta como principales objetivos de esta 1º Etapa.

Ejecución de la obra de peatonalización. La información sobre el proceso de ejecución de la peatonalización ha sido aportada por el equipo del trabajo del arquitecto Fernando Redón, los aparejadores Arturo Pérez y José Luis Sola, el estudio de ingenieros Iturralde y Sagües y Alberto Calvo Director de la Oficina de Rehabilitación de Viviendas y Edificios del Ayuntamiento de Pamplona, en la entrevista conjunta realizada el 13 de junio de 2013.

Proceso de ejecución. Las obras realizadas se pueden considerar contundentes al trabajar en toda la amplitud de la calle, si bien se consigue que los comercios no cierren al público ya que se plantea una obra en la que no desaparezca la vida del barrio a pesar de la magnitud de la intervención.

Se realiza entonces un protocolo de seguridad, con una visita previa a cada edificio cuyo fin es comprobar si está en condiciones para responder a la obra, incluso se ejecutan pequeñas tareas de rehabilitación y mantenimientos puntuales que surgen en las edificaciones y que se costean con un pequeño incremento de la propia obra.

Los residentes están informados en todo momento de la obra, de modo que antes de empezar se les reúne en grupos y se les explica lo que se va a realizar exponiendo una serie de carteles informativos en los portales de los edificios con el calendario que afecta cada calle. Una vez empezada, se obtiene el compromiso de tener la calle transitable en 30 días a falta de la última capa de acabado.

Se pueden considerar entonces dos procesos definidos, uno la reurbanización y otro la pavimentación; en 30 días se practica la demolición del pavimento antiguo, excavación para la galería reemplazándose por la nueva, se introducen las conducciones, se compacta el terreno con material adecuado y se realizan las acometidas a los edificios; finalmente, el acabado del pavimento es losa de adoquín de piedra gris con cenefas de piedra blanca.

Construcción de la Galería Subterránea. La construcción de la galería subterránea sustituta del antiguo colector (Mineta), se realiza a través de una entibadora, que es la maquina encargada de enterrar los bloques de la galería de hormigón armado que se van solapando.

Por aquella época, gran parte de las conducciones se encuentran al descubierto por lo que con la nueva galería se resuelven dos problemas, por un lado, el estético al ocultar las canalización de las redes de suministros que pasan por las fachadas de los edificios y, por otro, el funcional al facilitar el trabajo a las empresas suministradoras de servicios además de dar la posibilidad de incorporar en un futuro nuevas canalizaciones.

“Michel Iturralde, del equipo de Ingenieros Iturralde y Sagües, comentó que la base del proyecto era la recogida neumática de las basuras, idea importada de Suecia, donde el sistema funciona ya en varias ciudades desde hace años con mucho éxito. La decisión de destruir la Mineta, que hasta ese entonces funciona como colector, resultó finalmente en una decisión acertada debido al mal estado en que se encuentra en muchos de sus tramos, comprobándose en obra sus numerosas fugas”. (M. Iturralde, comunicación personal, 13 de junio de 2013).

Creación de la figura del ORLIM. Junto con la obra y para un mejor funcionamiento del barrio afectado por la misma, se instaura la figura del ORLIM (Orden y Limpieza), un grupo costeado por la propia obra que se dedica exclusivamente a la atención al ciudadano ayudando a las gentes del barrio.

“Alberto Calvo, como director de la Oficina de Rehabilitación Urbana del Área de Urbanismo y Vivienda del Ayuntamiento, aclaró que se creó también una oficina de reclamación de los vecinos así como un contestador automático las 24 horas para atender en todo momento las quejas de los ciudadanos, poniéndose de manifiesto la preocupación con la obra y con los vecinos afectados; la conexión entre los técnicos y vecinos fue constante a lo largo de toda la intervención, lo que produjo un buen entendimiento a la vez que aumentaba el apoyo popular. Los ORLIM continuaron siendo pieza fundamental en las posteriores etapas de peatonalización del casco”. (A. Calvo, comunicación personal, 13 de junio de 2013).

Repercusión social en contra de la peatonalización. En este aspecto se puede reseñar una importante presión mediática hacia los impulsores de la obra, sobre todo hacia el arquitecto Fernando Redón, quien recibe la coacción y amenazas de los grupos más radicales, incluso con la interposición de una querella en su contra.

“El propio Fernando Redón comentó el episodio ocurrido motivado por la supresión de las aceras de la Calle Estafeta, una de las calles principales de los Encierros de las Fiestas de San Fermín. Establecí contacto con los pastores que llevaban el encierro, quienes me manifestaron su disconformidad con la eliminación de las aceras ya que lo consideraban perjudicial para el movimiento de los toros, hasta el punto de publicarse en los periódicos que la Calle Estafeta podría convertirse en uno de los puntos más peligrosos del encierro, que hasta entonces no lo era. Se demostró lo contrario, los encierros funcionaron mejor que nunca admitiendo su error los propios pastores”. (F. Redón, comunicación personal, 13 de junio de 2013).

Junto a este caso, otros tantos tienen gran repercusión ya que en muy poco tiempo se modifican aspectos que la sociedad tradicional pamplonesa consideraba inamovibles. Se presenta por tanto dos aspectos a contener, por un lado la obra en sí y, por otro, la repercusión social que se viene adquiriendo a medida que avanza.

Aparcamientos subterráneos. En esta etapa de finales de la década de los 90, se construye el aparcamiento de Rincón de la Aduana (Pleno Municipal Acta Nº19, 30/08/1996). El espacio de su superficie ya era peatonal, por lo que la obra de reurbanización consiste en dotar a la plaza un nuevo aspecto en su mobiliario y acabados.

Este aparcamiento se suma a los dos existentes en el barrio, los de la Plaza de Toros y la Plaza de San Francisco, aportando un total de 1.333 plazas de garaje con un 57% de ellas destinadas a los residentes. Los aparcamientos dentro del casco forman parte de toda una red planteada desde el Ayuntamiento en el Proyecto de Plan de Acción del Casco Viejo de 1994, en el que se tienen previstos 16 nuevos párquines; posteriormente, con la aprobación definitiva del PEPRI Casco Antiguo en el 2001, se acotan sus localizaciones.

Resultados y datos numéricos.

Se da respuesta a los comerciantes y se reurbanizan las 10 calles donde se concentran la mayoría de sus locales, se realiza una pavimentación de una sola cota con inclusión de una galería subterránea de servicios como principal novedad del proyecto. Esta actuación se toma como protocolo para los siguientes proyectos redactados.

La ejecución las obras de la 1º Etapa es fruto de una decisión política tomada desde el Pleno del Consistorio, eligiendo al equipo del arquitecto Fernando Redón para la redacción y ejecución del proyecto.

Algo más de la mitad de la superficie del Casco Antiguo ya es peatonal (comparando con el límite del mismo según plano de Coello de 1845) equivalente a casi 6 kilómetros de calles peatonales. En esta década de los 90, se construyen también 3 aparcamientos subterráneos, dando respuesta a las necesidades del barrio con la adjudicación de 6 de cada 10 plazas a los residentes.

Con esta etapa se incrementa en 8 puntos la superficie peatonal del casco con un resultado total de más de 10,3 hectáreas de espacios peatonales, de los que el 39% ya estaba reurbanizado:

t1.JPG

4.4.2.6. Etapa Nº 6: Aparcamiento subterráneo y reurbanización Av. Carlos III entre la Plaza Merindades y la Plaza Conde Rodezno, II Ensanche (2000-2001).

p6.JPG

Antecedentes e iniciativa.

A inicios de los años 90 se produce un cambio social en el Ensanche de Pamplona, sus habitantes empiezan a trasladarse a otros barrios de la prefería en busca de una vida más cómoda y económica.

El Ensanche deja ser entonces una zona céntrica y comercial debido a la caída de clientela, provocando la preocupación de los comerciantes que ven su futuro de modo incierto en un barrio cada vez más deslocalizado.

A raíz de esta inquietud los propios comerciantes crean a finales de 1996 el llamado Grupo de Trabajo del II Ensanche, formado por profesionales, técnicos y representantes del Ayuntamiento y del Gobierno de Navarra, en busca de una solución a esta situación (Diario de Navarra, 21 de noviembre de 1996).

Objetivos.

El primero de los objetivos marcados desde el grupo de trabajo es la necesidad de una fácil y rápida accesibilidad al barrio y para ello consideran pertinente acometer toda una red de aparcamientos, seguidos muy de cerca por una peatonalización de sus calles (Diario de Navarra, 26 de junio de 1997).

Si bien hay unanimidad en estos objetivos, también hay discrepancias entre comerciantes y administración por el modo de ejecutar los nuevos aparcamientos. Los técnicos presentan un informe con un fundamento comercial en el que ven necesario facilitar la entrada al barrio como primera premisa para la supervivencia de los comercios, sobre todo en un II Ensanche cada vez mas despoblado, accesibilidad planteada con una buena dotación de aparcamientos subterráneos y un estacionamiento regulado en superficie, ya que hasta ese momento tan sólo existía como aparcamiento de rotación próximo el de la plaza Blanca de Navarra.

Otro objetivo propuesto una vez solventado el problema de los aparcamientos, es la necesidad de invertir en actuaciones de remodelación de la trama urbana mediante la peatonalización y la regulación del tráfico para determinadas calles o parte de las mismas buscando hacer más agradable el paseo y, por tanto, la compra comercial.

Y los otros objetivos complementarios que se proponen son la promoción del centro urbano entendido como el conjunto conformado por el Ensanche y el Casco Histórico; reflexión y optimización de la ubicación de la plaza de toros y el mercado del Ensanche; aprovechamiento del Plan Municipal (en proceso de redacción) para atraer población joven al Ensanche, mediante la remodelación de viviendas desocupadas; el abordaje de una solución urbanística y cultural para el Monumento a los Caídos y la Plaza del Conde de Rodezno; finalmente, “hacer una ciudad” desde un planteamiento de participación, presentando lo histórico como algo atractivo en cuyo proceso se involucren asociaciones culturales, vecinales y empresariales (Diario de Navarra, 26 de junio de 1997).

Propuesta de aparcamiento y peatonalización de su superficie.

Construcción del aparcamiento. Se puede considerar como la primera gran intervención fuera del Casco Antiguo en el denominado II Ensanche de Pamplona. El Ayuntamiento, gobernado por un tripartito bajo la alcaldía de Javier Chourraut (CDN) y siguiendo las necesidades expuestas por los comerciantes, decide a finales de 1997 la construcción de un aparcamiento subterráneo en el tramo sur de la Av. Carlos III. El Pleno del Ayuntamiento (Acta Nº20, 10/10/1997) adjudica la obra con licencia de actividad clasificada para la construcción del aparcamiento en abril de 1998 (Pleno Municipal Acta Nº8, 24/04/1998), por lo que se pone en marcha su construcción.

El proyecto se presenta en su superficie dotado de una calzada de dos sentidos, con una mediana central, es decir, una propuesta marcada por la circulación y el tráfico rodado, la opción menos peatonal de las distintas posibilidades analizadas (Diario de Navarra, 17 de enero de 1998).

“Sigifredo Martín aclaró que La Concejalía de Urbanismo, bajo la dirección de Lidia Biurrun (IU), sume entonces un proyecto en el que imperan los intereses comerciales y la continuidad para el automóvil”. (S. Martín, comunicación personal, 15 de junio de 2013).

Cambio de Alcaldía. Con las obras de aparcamiento avanzadas en su parte subterránea, se realizan las elecciones municipales en mayo de 1999, produciéndose un cambio en el Ayuntamiento de la ciudad con la aparición de Yolanda Barcina (UPN) como alcaldesa de Pamplona.

Su entrada en el consistorio provoca toda una serie de controversias en la toma de decisiones, que destacaron fuertemente tanto desde un aspecto social como urbanístico, con importantes cambios en la ciudad.

Peatonalización de la superficie del aparcamiento. El primer cambio que se experimenta es la idea de peatonalizar toda la superficie que ocupa el aparcamiento subterráneo de la Av. Carlos III, cuya inspiración se encuentra en el conocimiento del caso de San Sebastián mediante un viaje realizado en noviembre de 1999 por la Alcaldesa, el Director del Área de Urbanismo y Vivienda, Enrique Maya y el Director de la Gerencia, Luis Tena (elpais.com, 12 de septiembre de 1999).

Comprueban junto con el Alcalde de la ciudad, Odón Elorza (PSE-EE), las actuaciones peatonales realizadas en el Ensanche de San Sebastián hasta aquel momento, los ejes peatonales de la Calle Getaria, la Calle Loiola, así como la intervención del reurbanización y aparcamiento subterráneo del Boulevard.

Tomando como base estos planes peatonales, Yolanda Barcina anuncia la necesidad de modificar la superficie exterior del aparcamiento subterráneo recién construido y habilitarlo como espacio peatonal, constituyendo el primer paso para abordar el eje peatonal Plaza del Castillo-Paseo Sarasate-Av. Carlos III, planteado desde el consistorio.

Se convoca el concurso para las obras de peatonalización en enero de 2000 (Diario de Navarra, 5 de enero de 2000), eliminando el tráfico rodado excepto las calles que atraviesan perpendicularmente la avenida y los accesos a garajes, dando un carácter de bulevar peatonal con una rasante unitaria, con mejoras funcionales, ambientales y de acabados finales. La avenida queda así completamente peatonal en su tramo sur a comienzos del año 2001 (Diario de Navarra, 23 de diciembre de 2000).

Opinión ciudadana. El Diario de Navarra publica en enero de 2000 una encuesta en la que se analiza la imagen del Ayuntamiento de Pamplona con respecto a las intervenciones ejecutadas hasta ese entonces. De las cuestiones relacionadas con la peatonalización del Ensanche y resto de la ciudad se pueden destacar las siguientes apreciaciones (Diario de Navarra, 26 de enero de 2000):

t2.JPG

El 36% de los encuestados está a favor de la peatonalización del II Ensanche donde se incluía la peatonalización de la AV. Carlos III. Un resultado parecido resulta de los vecinos que viven en el Ensanche de modo que el 32% (de un total de 130 encuestados del barrio) muestra su conformidad con la peatonalización del Ensanche. También se pregunta de forma general sobre el urbanismo de la ciudad con el siguiente resultado comparativo con los años anteriores:

t3.JPG

La valoración positiva es prácticamente la misma que 4 años antes, con una ligera disminución de 3 puntos en el año 1999, definiendo la ciudad de Pamplona como lugar “agradable para vivir”, si bien continuando con un 93%.

Resultados y datos numéricos.

Los comerciantes resultan de nuevo pieza clave para entender el impulso de la peatonalización, en este caso en los Ensanches. El consistorio, atendiendo a las necesidades de aparcamiento, pone en marcha la construcción de uno subterráneo en el tramo sur de la Av. Carlos III, en una de las arterias más transitadas de la ciudad.

La situación de la Avenida cambia radicalmente al tomarse la decisión de peatonalizar su superficie como inicio del futuro eje norte-sur peatonal de la ciudad, basándose en las actuaciones de la ciudad de San Sebastián.

Es la primera calle peatonal del Ensanche, una decisión interpuesta desde la alcaldía de manera contundente marcando el futuro urbanístico y social de la ciudad, imprimiendo un carácter personal a los proyectos programados y que a su vez influyen en la tradicional cultura de Pamplona.

La actuación se realiza respondiendo a la misma fórmula anteriormente comentada de “aparcamiento subterráneo – superficie exterior peatonal”, creando paralelamente aparcamientos y zonas peatonales.

La opinión de la mayoría de los vecinos en esta obra es negativa debido al momento de la realización de la encuesta un año antes de su finalización peatonal y tras dos años de padecerlas, si bien los mismos vecinos consideran a Pamplona como una ciudad urbanísticamente agradable para vivir.

En esta etapa peatonalizaron y reurbanizaron 1,8 hectáreas equivalente a casi 800 metros de calles peatonales.

t4.JPG

4.4.2.7. Etapa Nº7: Aparcamiento subterráneo y urbanización Plaza del Castillo (2003).

p7.JPG

Antecedentes.

La necesidad de construcción de aparcamientos en el interior del Casco Antiguo es un tema recurrente desde que se cierran al tráfico las primeras calles en el año 1980. En la década de los 90 se construyen 3 nuevos aparcamientos subterráneos dentro del casco antiguo, barajándose siempre la posibilidad de la elección de la Plaza del Castillo como un posible emplazamiento. La AACC El Centro presenta al Ayuntamiento en el año 1994 (Diario de Navarra, 23 de diciembre de 1994), un anteproyecto de aparcamiento en la Plaza del Castillo realizado por el arquitecto Fernando Redón como proyecto alternativo al aparcamiento del Paseo Sarasate (Diario de Navarra, 5 de enero de 1994).

Posteriormente, con la aprobación definitiva del PEPRI del Casco Antiguo en 2001, se expone de forma amplia la intención de recuperar el espacio urbano del casco para el peatón, la progresiva desaparición del tráfico privado y la necesidad de una importante dotación de aparcamientos colocados estratégicamente en su interior.

Iniciativa.

En el caso del aparcamiento de la Plaza del Castillo responde a una nueva decisión política tomada de la mano de la recién elegida alcaldesa de Pamplona Yolanda Barcina (UPN), en el año 1999. A comienzos del año 2000 la Alcaldesa pone en marcha 2 importantes proyectos que forman parte del futuro eje peatonal Plaza del Castillo-Monumento a los Caídos, planteado desde el consistorio

Por un lado, la peatonalización de la superficie del aparcamiento del tramo sur de la Av. Carlos III y, por otro, la construcción del aparcamiento y peatonalización de la Plaza del Castillo. En el PEPRI del Casco Antiguo de 2001, ya se plantea la construcción de un aparcamiento en dicho lugar además de otro en el Paseo Sarasate, si bien esta última opción es la más respaldada por los técnicos, posteriormente pasa a un segundo plano posponiendo su construcción hasta la actualidad.

Propuesta de aparcamiento y peatonalización de su superficie.

Aprobación y adjudicación del proyecto. En enero de 2001, Con un año y medio en la Alcaldía Yolanda Barcina, se aprobó por parte de los grupos políticos de UPN, PSOE y CDN (Diario de Navarra, 12 de enero de 2001) el Proyecto Básico de Aparcamiento Subterráneo y Urbanización Superficial en Plaza del Castillo y parte de Av. Carlos III (Pleno Municipal Acta Nº1, 11/01/2001), convocando a concurso público para la concesión, adjudicándose la obra a la empresa ESTACIONAMIENTOS Y SERVICIOS, S.A (Pleno Municipal Acta Nº12, 05/04/2001) en abril de ese mismo año, comenzando las obras en julio de 2001.

Situación social contraria a la construcción del aparcamiento. Desde un primer momento la decisión de la construcción del aparcamiento en la Plaza del Castillo es tomada con mucho recelo por parte de algunos grupos conservadores de la sociedad pamplonesa.

La propuesta es fuertemente criticada, incluso catalogada como “el proyecto destructivo de Barcina” por La Sociedad Conservacionista Gurelur que, junto con la Asociación de Vecinos del Casco Viejo manifiestan su desacuerdo con la tala de árboles de la plaza (Diario de Navarra, 12 de enero de 2001).

El equipo político de Izquierda Unida expresa también su oposición al proyecto del aparcamiento y urbanización de la plaza, considerando que no responde a las necesidades vecinales y la reurbanización de la plaza debería de hacerse manteniendo en la medida de lo posible su configuración, mobiliarios existente y sin necesidad de un aparcamiento. De igual forma IU demandaba un debate social con la implicación de los ciudadanos y planteó una consulta buscando e debate popular (Diario de Navarra, 10 de enero de 2001).

Adicionalmente a ello se crea la Plataforma Ciudadana en Defensa de la Plaza del Castillo, solicitando al consistorio un referéndum sobre el proyecto de construcción del aparcamiento y reurbanización de la plaza, con la presentación de 25.000 firmas (cifra superior al 10% del censo de la población) con la negativa por parte del Ayuntamiento.

Incluso se realiza una consulta extraoficial con el objetivo de conocer si los vecinos de Pamplona están a favor o en contra del proyecto, pero según el Consistorio carente de todas las garantías (elpais.com, 29 de septiembre de 2001); otro de los actos realizados por la plataforma es la convocatoria de una manifestación, a las que asisten aproximadamente unas 7.000 personas con el objetivo de pedir “respeto” a la ciudadanía y la participación en las decisiones políticas de esta índole (Diario de Navarra, 2 de agosto de 2001).

La situación se complica desde que se empiezan las obras en la madrugada del 23 de julio de 2001 con la tala de árboles alegando el mal estado fitosanitario de los mismos (elpais.com, 24 de julio de 2001). A partir de este momento y en los días posteriores comienzan las fuertes protestas e incidentes que producen los mayores disturbios callejeros de los últimos años, fomentados según las instituciones por la Kale Borroka (Diario de Navarra, 3 de agosto de 2001)

Según el Consistorio, la izquierda abertzale monopoliza las protestas vecinales, generando heridos graves, decenas de detenciones y millones de pesetas en destrozos, denominándose por el diario nacional El País como “La batalla de la Plaza del Castillo” (elpais.com, 30 de julio de 2001).

Actuación del Ayuntamiento. Antes del inicio de las obras el Ayuntamiento emprende una campaña informativa entre vecinos, comerciantes y hosteleros del casco (Diario de Navarra, 26 de mayo de 2001), se repartieron cien mil folletos y se recibe de vuelta tan solo el 1,9% de los mismos, lo que supone 1.981 papeletas con sugerencias

De las respuestas recibidas el 18% da apoyo al aparcamiento y su peatonalización, el 40% son descalificaciones e insultos, el 15% se refiere a problemas personales de los barrios, el 19,50% ve necesario hacer un referéndum y el 7,57% se manifiesta en contra del proyecto. Sin embargo, ello también pone de manifiesto la escasa participación ciudadana, el consistorio evalúa los resultados con preocupación por la escasa respuesta y considera la existencia de una campaña de manipulación y confusión de algunos colectivos que ni siquiera ofrecen alternativas a la propuesta de la Plaza del Castillo.

Una vez empezadas las obras los altercados se suceden de manera continua, no obstante el Ayuntamiento decide continuarlas al considerar que el proyecto es fruto de una decisión democrática de las instituciones.

En el transcurso de la obra surgen otros problemas como los hallazgos de restos arqueológicos y de una fortaleza (Diario de Navarra, 12 de enero de 2002), provocando modificaciones sustanciales en el proyecto, calificándose como expolio arqueológico por la Sociedad Aranzadi, denunciando al Ayuntamiento por prevaricación y delitos contra el patrimonio, paralizando las obras en varias ocasiones pero finalmente archivándose las denuncias (Diario de Navarra, 16 de febrero de 2002).

Se finaliza la obra del parquin y se puede disfrutar del espacio peatonal en diciembre de 2003, siendo la inauguración oficial de la peatonalización de la Plaza del Castillo el 25 de junio de 2004 realizándose una serie de actos lúdicos ante una multitudinaria plaza (Diario de Navarra, 23 de diciembre de 2000).

Respuesta de los vecinos a la peatonalización. La primera vez que la Plaza del Castillo se puede visitar parcialmente es en diciembre de 2013, en esa visita, según artículo del Diario de Navarra, la mayoría de los vecinos destacan la amplitud de la plaza ahora peatonal y sin coches aparcados ni circulando.

Muestran su satisfacción con los bancos y el nuevo mobiliario urbano, comprobando la idoneidad del pavimento de losa de granito, si bien también se mostraron contrarios al adoquín intercalado en las losetas (Diario de Navarra, 21 de diciembre de 2003). Se cumple el objetivo de pasar de una plaza con tráfico y coches aparcados, a un espacio 100% peatonal [Figura 225].

225.JPG

Acciones peatonales complementarias.

– Rehabilitación Camino de Santiago: Paseo de Redín y Ronda del Obispo Barbazán, zona de la Muralla (2002). En el año 2002, el ministerio de Fomento subvenciona la Rehabilitación del Camino de Santiago a su paso por Pamplona, en el recinto amurallado y centro histórico de la ciudad, con una aportación del 372.603€ (50% del coste de la obra) que complementaba los 372.603€ financiados en el año anterior 2001 (Nota de prensa del Gobierno de Navarra, 4 de julio de 2002). Se acondiciona la zona de la muralla correspondiente al Paseo de Ronda, en el ámbito del Paseo de Redín y Ronda del Obispo Barbazán (Pleno Municipal Acta Nº13, 20/06/2002).

– Aparcamiento Plaza Compañía: reurbanización de la Plaza Compañía (2002). El aparcamiento de la Plaza Compañía es el segundo aparcamiento exclusivamente para residentes en el Casco Antiguo de Pamplona [Figura 226] ubicándose en una plaza que surge como consecuencia de la demolición del Colegio Martín Azpilicueta en los años 90, a través del PERI de las Escuelas de la Calle Compañía, creándose un nuevo espacio libre en el barrio (Diario de Navarra, 13 de febrero de 1999).

Con la obra del aparcamiento la nueva Plaza de la Compañía, ésta se divide en 2 zonas, con una plazoleta abierta a la calle Calderería comunicada por una escalinata. La obra se finaliza en el año 2002. Este parquin junto al de la Plaza del Castillo incorpora 1.203 nuevas plazas de garaje que sumadas a las existentes, da un total de 2.536 plazas (60% residentes).

226.JPG

Resultados y datos numéricos.

La figura de la Alcaldesa marca una época en el ayuntamiento de Pamplona, prueba de ello es el proyecto peatonal del espacio más querido y emblemático de la ciudad, la Plaza del Castillo. Se plantea la actuación a los pocos meses de su entrada en el Consistorio, adjudicándose la obra un año y medio después. Es ésta una decisión política que se solapa en el tiempo con la aprobación definitiva del PEPRI del Casco Antiguo del que esta obra hace parte

Es una intervención muy polémica que cuenta con la oposición de algunos sectores de la sociedad pamplonesa. Se ejecuta bajo el mismo modelo que la Av. Carlos III y que otras actuaciones en la ciudad, “aparcamiento subterráneo – superficie exterior peatonal”, con sección única, nuevos acabados y mobiliario.

Al mismo tiempo se construye en el barrio otro aparcamiento pequeño para residentes, lo que arroja un total de 5 párquines de este tipo en el barrio, duplicándose el número de plazas con una media del 60% para los residentes, también se empieza a rehabilitar y peatonalizar la muralla en el tramo este del casco, con la novedad de estar subvencionada con fondos del Gobierno Central.

Se reurbanizan mas de 20.000m2 aumentando en 1,8 veces la superficie peatonal existente, llegando a un 60% de espacio para el peatón en el Casco Antiguo, equivalente a 6,3 kilómetros de calles peatonales (tomando como límite del casco el plano histórico de Coello de 1845).

Con esta etapa se incorpora al barrio una superficie peatonal de 1,6 hectáreas que sumada a la existente que da un total de casi 12 hectáreas de espacio para el peatón, con el 62% ya reurbanizado, incrementándose en 8 puntos el área peatonal total.

t1.JPG

4.4.2.8. Etapa Nº 8: Plan Especial de Protección y Reforma Interior Casco Antiguo -PEPRI- (2001).

p72.JPG

Antecedentes e iniciativa.

En el momento de la aprobación definitiva del PEPRI Casco Antiguo en el año 2001 (BON Nº109, 07/9/2001), se produce la superposición entre el Plan Especial y los proyectos de intervención urbana que se habían realizado en el casco: 1º Etapa de Reurbanización del Casco Antiguo y el aparcamiento y peatonalización de la superficie de la Plaza del Castillo en construcción. La iniciativa política de la alcaldesa Yolanda Barcina (UPN) guía la redacción del Plan Especial, incorporando al mismo estos proyectos que se complementan con los nuevos programas bajo el tratamiento de los técnicos redactores del mismo. El PEPRI establece una continuación de la reurbanización del Casco Antiguo en otras 3 fases abarcando gran parte del mismo.

Objetivos.

Peatonalización: espacio urbano de dominio peatonal. Con el PEPRI, se plantea en materia de tráfico la recuperación de las calles y plazas para el peatón y en ocasiones la coexistencia con el coche en espacios y horas determinadas o supuestos excepcionales.

El PEPRI valora la idea de concebir y señalar todo espacio urbano como de dominio peatonal y vincular la progresiva materialización de esa idea a la habilitación de aparcamientos bajo los espacios que por su dimensión, situación relativa y naturaleza lo hacen posible, por lo que la dotación de aparcamientos se constituye en otro de los puntos principales desarrollados. Se continúan con los circuitos del casco para acceder a los aparcamientos interiores y así apoyar su actividad económica y comercial.

Los objetivos y criterios que marcaron el PEPRI son evitar el tráfico de paso por el casco, el reconocimiento del espacio urbano, calles y plazas como un dominio peatonal; limitación del tráfico rodado y aparcamiento en superficie; protección del peatón en áreas de coexistencia obligada peatón-vehículo; proporcionar accesibilidad peatonal y rodada a cualquier punto del casco; dotar progresivamente al área un número de aparcamientos proporcional a la demanda; tratamiento prioritario al transporte público tanto al servicio del residente como del comercio; atención al transporte no motorizado de bicicletas; implantación paulatina de cualquier nueva medida y desarrollo coherente de las actuaciones. En definitiva, lo que se busca con el Plan Especial en relación a la peatonalización es la recuperación global de todo espacio público para uso peatonal.

El PEPRI tiene como otro gran objetivo complementario, proporcionar plazas de garaje a residentes y usuarios del Casco Antiguo, en una cifra propuesta en función a la demanda de unas 6.400 plazas, 4.400 para vecinos y el resto en rotación y así satisfacer las necesidades de aparcamientos subterráneos facilitadas por el Ayuntamiento.

Este criterio, además se considera más que justificado desde el concepto de reconocer como dominio peatonal el espacio urbano no edificado y recuperar así para el peatón paseos, calles y plazas. Se proponen 14 aparcamientos [Figura 227], de los que 4 estaban ya construidos o en vías de construcción como la Plaza del Castillo, con una construcción escalonada, localizados estratégicamente dentro del casco, buscando su vinculación con el otro gran objetivo mencionado en el párrafo anterior.

227.JPG

Propuesta sobre peatonalización del PEPRI: 2º, 3º y 4º Fase de Reurbanización del Casco Antiguo (2001-2011).

p73.JPG

La obra es mucho más ambiciosa que la primera etapa, abarcando la totalidad del casco: el Burgo de Navarrería, Burgo de San Nicolás, y Burgo de San Cernin. Se planta una reurbanización de unos 38.000mz.

Las distintas etapas se van superponiendo en el tiempo por lo que la percepción de la existencia de una obra de rehabilitación y mejora del barrio por parte de vecinos y comerciantes es global, siendo ésta la intención del Ayuntamiento.

Las obras de cada etapa se realizan en varias fases, previstas también en el PEPRI, adjudicándose a las empresas constructoras a medida que el Ayuntamiento las va sacando a concurso público.

Las actuaciones se realizan a lo largo de una década desde el año 2001 hasta 2011, quedando finamente pendiente por reurbanizar una parte de la 4º Etapa que concierne a las calles Recoletas, Jarauta, San Francisco, Santo Domingo, Mercado y Plaza Museo, por falta de presupuesto. En septiembre de 2012 se realizan unas obras de acondicionamiento del pavimento en la Calle Jarauta y la Plaza Santa Ana, como solución provisional al mal estado del firme, pero sin considerarse como obra de reurbanización.

Financiación de la reurbanización del Casco Antiguo.

Durante esta década de proyectos de reurbanización del barrio, de sus calles y de la muralla, se financian y subvencionan de la siguiente manera:

Reurbanización de la Navarrería, calles Mañueta, Curia, Carmen, Redín y plazas de San José, Catedral y Navarrería (2ºEtapa, fase 2): Departamento de Administración Local del Gobierno de Navarra, Plan de Infraestructuras Locales 2005-2008 (Nota de prensa del Gobierno de Navarra, 05/09/2007).

Reurbanización Casco Antiguo de Pamplona: Burgo de San Nicolás (3º Etapa): Convenio de coordinación para la ejecución simultánea de las obras comprendidas en el Burgo de San Nicolás, entre el Ayuntamiento y la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona (Pleno Municipal Acta Nº3, 03/02/2005).

Reurbanización Calle Eslava (4º Etapa fase 1) ,instalación red de recogida neumática de residuos: Departamento de Administración Local del Gobierno de Navarra, Plan de Infraestructuras Locales 2005-2008.

Reurbanización de las Calles Campana y Ansoleaga del Burgo de San Cernin (4º Etapa fase 2): Plan de Inversión Locales 2009-2012 del Gobierno de Navarra y la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona se hará cargo de la parte correspondiente a las redes (diariodenavarra.es, 11 de agosto de 2010).

Virgen de la O: Restauración del recinto amurallado, paseo de Ronda y Plaza (4ºEtapa fase 2): Fondo Estatal para el Empleo y la Sostenibilidad Local. (Plan E 2009).

Proyecto de pavimentación de Calles Descalzos, San Lorenzo, y pavimentación y renovación de infraestructura de Calle Santo Andía: Programa Iniciativa Comunitaria URBAN.

Urbanización del Paseo de Ronda (tramo entre Plaza Virgen de la O y Calle Descalzos) y construcción del funicular unión Casco Antiguo-Rochapea: Programa Iniciativa Comunitaria URBAN.

Urbanización del entorno del Archivo Real y General de Navarra: convenio entre el Ayuntamiento y el Gobierno de Navarra para la financiación de las obras del entorno del Archivo Real, del que formaba parte el Paseo de Ronda. Se urbanizó también con estos fondos la cercana Plaza de San Fermín de Aldapa.

Plan de Infraestructuras Locales 2005-2008 (BON Nº133, 05/11/2004) y Plan de Inversiones Locales 2009-2012 (BON Nº133, 31/10/2008). El objetivo de ambos planes aprobados a través de Leyes Forales es el mismo, la ejecución de un conjunto de actuaciones encaminadas a la instalación, mejora y renovación de una serie de infraestructuras y demás inversiones relativas a servicios de competencia municipal y concejil de Navarra para realizar en un periodo establecido, con sujeción a los requisitos, programación y regímenes económico-financieros y de gestión determinados en la Ley Foral. Las etapas financiadas de este modo son:

La 2ºEtapa, fase 2 y la 4º Etapa, fase 1: se financian en parte a través de Plan de Infraestructuras Locales 2005-2008 (BON Nº91, 01/08/2005), adjudicándose la obra a la constructora Arian Construcción y Gestión de Infraestructuras SA.

La 4º Etapa, fase 2, calles Campana y Ansoleaga: se financia a través del Plan de Inversiones Locales 2009-2012 (BON Nº98, 10/08/2009) y se adjudica la obra a la constructora Arian Construcción y Gestión de Infraestructuras SA.

Financiación con el Plan E. 4º Etapa, fase 2, Proyecto de la Plaza de Virgen de la O y su entorno de la muralla y del Paseo de Ronda: esta obra se financia íntegramente a través de Plan E 2009, Fondo Estatal para el Empleo y la Sostenibilidad Local, de acuerdo con el Real Decreto-Ley 9/2008 por el que se autoriza la financiación de proyectos de obras con cargo al Fondo Estatal de Inversión Local, a través del Ministerio de Administraciones Públicas (BOE Nº290, 02/12/2008). La obra se licita en febrero de 2010 (BON Nº23, 19/02/2010), adjudicándose en mayo por el trámite de urgencia a la constructora Arian Construcción y Gestión de Infraestructuras S.A. y Teusa Técnicas de Restauración, S.A. (BON Nº59, 14/05/2010).

Programa Iniciativa Comunitaria URBAN: Pamplona 2001-2006. El Proyecto Urban Centro Histórico-Rochapea [Figura 228], es promovido y diseñado por el Ayuntamiento de Pamplona, teniendo en cuenta los planeamientos de los diferentes planes regionales y locales como el Programa Operativo Regional Objetivo 2, Agenda 21, Plan de Energía, Plan de Empleo, Plan Gerontológico y el Plan de Lucha contra la Exclusión Social, entre otros (Ministerio de Hacienda, 2001).

La zona de actuación es el Casco Antiguo en la parte alta y el barrio de la Rochapea en la parte baja. Su objetivo fundamental es la mejora de los barrios desde un punto de vista urbanístico, social y económico, buscando su regeneración. La ayuda de la Unión Europea a través de los fondos FEDER es de 11,4 millones de euros a invertir en 4 años, aportando el Consistorio la misma cantidad (diariodenavarra.es, 7 de noviembre de 2002). A través de los fondos del Plan Urban, se subvencionan las siguientes actuaciones peatonales:

– Proyecto de pavimentación de las calles Descalzos, San Lorenzo y pavimentación y renovación de infraestructura de la Calle Santo Andía. La nueva pavimentación que se aprueba en el Pleno Municipal (Acta Nº24, 21/11/2002), se realiza de acuerdo con el proyecto redactado por el arquitecto Alfredo Sarasa (Eje 1, Medida 1, Proyecto 4) aprobándose por un importe de 739.149,05€, obra que se culmina en octubre de 2006 [Figura 229], lleva a la misma cota la acera y la calzada, salvando la diferencia de 15 cm que existía previamente con el relleno de la calzada de adoquín.228.JPG

– Urbanización del paseo de Ronda. Esta obra forma parte de la muralla de Pamplona en el tramo comprendido entre la Plaza de la O y la Calle Descalzos, se ejecuta conjuntamente con la denominada apertura del Paseo de Ronda, mediante la construcción de un funicular (Eje 1, Medida 1, Proyecto 2) que une el barrio de Rochapea y el Casco Antiguo construido en el interior de la muralla, salvando una cota de unos 50 metros [Figura 230].

Ambas obras finalizan en el año 2008 con un coste de 1.706.760,59 € para la urbanización del Paseo y de 8.563.357,69 € para la construcción del funicular; también forma parte del proyecto, la construcción de un edificio dotacional en la Calle Descalzos que recoge el punto superior de entrada y salida del funicular y permite además conexión física entre las calle Descalzos y el Paseo de Ronda.

– Urbanización del entorno del Archivo Real y General de Navarra: Urbanización Plaza San Fermín de Aldapa (2007). En el año 2006 se aprueba un convenio entre el Ayuntamiento y el Gobierno de Navarra, a través del cual se realizan las obras del entorno del Archivo Real que se había reformado en 2003, entre la que se incluye la parte de la muralla próxima al archivo en el Paseo de Ronda (Pleno Municipal Acta Nº15, 21/09/2006). Se lleva a cabo una primera fase consistente, por una parte, en la urbanización de la Plaza de San Fermín de Aldapa [Figura 231], diseñada por el arquitecto Rafael Moneo y construida en el año 2007; y por otra parte, en dejar preparado el Paseo de Ronda.

En una segunda fase programada para el año 2008, el Gobierno de Navarra concede una subvención de 1,47 millones de euros (Nota de prensa del Gobierno de Navarra, 28 de abril de 2008), para acometer las obras de urbanización del Paseo de Ronda y sus accesos, con el objetivo de mejorar el entorno del Archivo Real y General de Navarra, inaugurándose la obra en junio de 2009 (Nota de prensa del Gobierno de Navarra, 26 de junio de 2009).

231.JPG

Acciones peatonales complementarias.

– Centro Aquavox San Agustín: Nueva vía peatonal unión de las calles San Agustín con Merced en Burgo de Navarrería (2009). En el Burgo de Navarrería el Ayuntamiento realiza la construcción de un edificio hidrotermal denominado Centro Aquavox San Agustín [Figura 232], compuesto de piscinas y gimnasios, finalizada en el año 2009 (diariodenavarra.es, 6 de agosto de 2009).

En el espacio anteriormente ocupado por el antiguo frontón Euskal Jai, es utilizado como aparcamiento vecinal desde 2004 hasta 2007 (diariodenavarra.es, 6 de agosto de 2009), se introduce una novedad consistente en la apertura de una nueva vía peatonal dentro del edifico que une las calles perpendiculares de San Agustín y Merced.

232.JPG

Ordenanza Municipal de Tráfico y Pacto Local de Movilidad Sostenible.

El tráfico de Pamplona en esos momentos se encuentra regulado por la Ordenanza Municipal de Circulación y Tráfico del año 1998 (Pleno Municipal Acta Nº6, 27/03/1998), en la que se manifiesta una cierta prioridad al vehículo privado. Con los años las ventajas de este modo de transporte se van convirtiendo en uno de los principales problemas de la ciudad provocando congestión, contaminación, ruido, dificultades de aparcamiento e inseguridad vial, como consecuencia de su uso.

Ante esta situación el Ayuntamiento impulsa políticas de sostenibilidad con el Pacto Local de Movilidad Sostenible aprobado en el año 2005, en el que ya se hace referencia a las peatonalizaciones e itinerarios peatonales, priorización del tráfico peatonal, seguridad y accesibilidad y calidad de los espacios peatonales demás de implantar como medio de transporte alternativo la bicicleta (Ayuntamiento de Pamplona (2005): “Pacto Local de Movilidad Sostenible de Pamplona”, la movilidad del peatón p. 31-33).

Los objetivos marcados por el pacto son convertir al peatón en el principal protagonista de la movilidad de la ciudad, la disminución del uso del automóvil privado, el mejoramiento de la seguridad vial, control y disminución de los niveles de contaminación atmosférica y acústica debido al tráfico motorizado, así como la disminución de la desigualdad social en la movilidad por motivos socioeconómicos, de género o de edad.

Se establece una priorización de movilidad sostenible: peatón, transporte público, bicicleta, motocicletas, ciclomotores y, por último, turismos privados, si bien no se plantea ninguna actuación ni programa concreto para la puesta en marcha de dichas intenciones. Es así como el Ayuntamiento aprueba un Plan de Seguridad Vial por resolución de la Alcaldía de 1 de abril de 2008, con el objetivo de mejorar la seguridad de peatonales, ciclistas y usuarios de transporte público y privado, el cual comprende una serie de actuaciones en las que se incluye una Ordenanza de Tráfico que regule la nueva situación, favoreciendo al peatón y a la bicicleta frente al vehículo privado.

El Ayuntamiento aprueba de forma definitiva en 2009 la Ordenanza Municipal de Tráfico de la Ciudad de Pamplona (BON Nº53, 04/05/2009). En dicha Ordenanza se describen las calles peatonales con una limitación de 20 km/h para los vehículos que tengan permitido el acceso [Figura 233]. La señalización y elementos correspondientes al acceso de las áreas peatonales del casco, se recogen de manera individualizada en el Anexo J al final de esta investigación, quedando resumido en el siguiente cuadro:

233.JPG

Todo el entorno del casco histórico está cerrado al tráfico con limitaciones de acceso, siendo las señales de tráfico mas predominante la S-28 “Calle residencial”, con alguna excepción de carga y descarga, S-29 “Fin calle residencial”, y la R-100 “Prohibida Circulación e toda clase de vehículos en ambos sentidos” acompañada con la denominación de “zona peatonal” y ciertas excepciones para carga y descarga, así como para residentes [Figura 234]. En ocasiones las señales van acompañadas de bolardos retractiles que impiden el acceso físico a los vehículos.

234.JPG

Resultados y datos numéricos.

Con el PEPRI y con otras intervenciones no previstas inicialmente en el Plan, se lleva a cabo la mayor peatonalización y reurbanización, incluyendo la muralla del casco histórico y un elemento mecánico de paso.

La novedad de esta etapa son las distintas formas de financiación de las obras, aprovechando fondos externos de todo tipo. Se ejecutan actuaciones peatonales al amparo de las ayudas del gobierno central con el Plan E, del europeo a través del Proyecto Urban, del autonómico a través de Gobierno de Navarra y del comarcal a través de la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona.

Con la aplicación del Plan y la puesta en marcha de la Ordenanza Municipal de Tráfico, el resultado es de un 76% de espacios peatonales en el Casco Antiguo [Figura 235] (teniendo en cuenta el límite del casco de acuerdo con el Plano Histórico de Coello de 1845), equivalente a unos 11 kilómetros de calles peatonales. Se aumenta casi en un tercio las áreas peatonales existentes, reurbanizándose en esta etapa más de 50.000m2 de calles y espacios peatonales.

235.JPG

Con esta etapa se incorpora una superficie peatonal de 3,3 hectáreas al casco, que sumada a la ya existente da un total de 15,2 hectáreas de espacio para el peatón, con el 79% ya reurbanizado, incrementándose en 16 puntos el área peatonal total del barrio.

tablafinal.JPG

La superficie peatonal final del Casco Antiguo, reurbanizada y no reurbanizada [Figura 236], queda expresada en la siguiente ortofoto:

236.JPG

4.4.2.9.  Etapa Nº 9: Plan Municipal de Pamplona (2003).

p9.JPG

Antecedentes e iniciativa.

El Plan General de Ordenación Urbana de Pamplona vigente hasta este momento es el Plan de 1984, que a su vez sustituye al primer planeamiento de Pamplona, el Plan General de Alineaciones de 1957, vigente durante 27 años. El Plan General experimenta una serie de revisiones, como la iniciada en 1988 afectado e interrumpido por la Ley 8/90 de Reforma de Régimen Urbanístico y Valoraciones del Suelo, así como por las reforma de la legislación del suelo, recogiéndose las actuaciones realizadas hasta 1990 en un informe presentado al Consejo de la Gerencia Municipal de Urbanismo en 1994; tras las elecciones de mayo de 1995, el nuevo Consejo aprueba el “informe-propuesta 1” sobre revisión del PGOU marcando las pautas a seguir.

El Pleno del Ayuntamiento aprueba el documento de Avance del Plan Municipal de Pamplona en abril 1998, preparatorio para la redacción del Proyecto de Plan Municipal; a partir de este momento, se va debatiendo y cumpliendo los plazos de aprobaciones y exposiciones públicas hasta la aprobación definitiva el 18 de diciembre de 2002, por acuerdo de la Comisión de Ordenación de Territorio (BON Nº55, 02/05/2003).

Posteriormente y tras la entrada en vigor la Ley Foral de Ordenación del Territorio y Urbanismo (BON Nº156, 27/12/2002: Ley Foral 35/2002, de 20 de diciembre), el Plan Municipal de Pamplona adapta sus contenidos a la nueva ley, siguiendo el procedimiento señalado por ella, aprobándose definitivamente el texto del Plan Municipal por el Gobierno de Navarra en el año 2007 (BON Nº67, 30/05/2007: Orden Foral 181/2007, de 12 de abril).

Objetivos.

Casco Antiguo. De forma simultánea a la redacción del Plan Municipal es redactado en el ámbito del Casco Antiguo el Plan Especial de Protección y Reforma Interior, elaborado de acuerdo a las determinaciones del Plan Municipal y aprobado definitivamente en el año 2001.

El Plan Municipal comparte, asume e incorpora las determinaciones generales del PEPRI por lo que se establecen los siguientes objetivos básicos: frenar la pérdida de población que se caracterizado las últimas décadas; corregir la pérdida de centralidad consolidando el comercio como soporte de actividad; reducir el volumen construido mejorando las condiciones de habitabilidad de edificios y viviendas; resolver el déficit de dotaciones, infraestructuras y servicios; ampliar y cualificar el sistema de áreas libres y espacios públicos; asegurar la permanencia de patrimonio arquitectónico urbano y ambiental de interés; reformar y homogeneizar el espacio urbano adecuándolo a su condición de ámbito peatonal; facilitar la relación del Casco con su entorno y la ciudad, en particular con los barrios del Norte y parque fluvial del Río Arga; mejorar la accesibilidad peatonal y rodada, proporcionando al área aparcamientos que resuelvan progresivamente las necesidades de residentes y visitantes; finalmente, potenciar los valores arquitectónicos y ambientales como recurso cultural y económico de la ciudad.

El criterio de partida es la consideración del Casco Antiguo como dominio peatonal, compatible con la accesibilidad rodada restringida, con eliminación de aparcamiento en superficie y de tráfico de paso, se mantiene la propuesta de renovación de las infraestructuras con la galería de servicios, nueva urbanización, pavimentación de sección única y recuperación efectiva de calles y plazas como áreas peatonales.

I y II Ensanche. El Ensanche junto con el Casco Antiguo configuran el centro de la ciudad, albergando la mayor parte de las instituciones locales y provinciales, así como buena parte de las actividades administrativas y culturales de la ciudad, además ostenta durante décadas una actividad comercial importante, que empieza a perderla por cambios de hábitos sociales y el desplazamiento hacia nuevos barrios de la periferia de la ciudad.

El Plan propone como objetivos generales el mantenimiento de su estructura física y morfológica, así como de los usos que lo caracterizan; plantea el mantenimiento de los criterios básicos de los usos residenciales, así como los institucionales y dotacionales, en convivencia con los usos comerciales y de oficinas.

Es así como se determina la elaboración de un Plan Especial para el conjunto de los dos Ensanches como marco general de actuación, el cual dispone, respetando la estructura básica de las manzanas, los usos, las alineaciones interiores y las alturas de la edificación, también se plantea actuaciones de reurbanización y reordenación vial.

Itinerarios peatonales del Plan Municipal.

El Plan Municipal define los itinerarios municipales como “el conjunto articulado de vías y sistemas de cruce que permita vincular un origen y destino en aceptables condiciones de rapidez, comodidad y seguridad para la marcha a pie”.

Se propone una red planificada y diseñada como una malla que une y vincula las distintas actividades y centros de la vida urbana con otros puntos como son los equipamientos de la ciudad, instituciones, áreas comerciales y zonas verdes, teniendo al peatón como referencia [Figura 237].

De igual manera, los itinerarios propuestos tratan de eludir las principales barreras existentes en la ciudad, tanto naturales como artificiales; para el trazado de estos recorridos peatonales se tiene en cuenta la localización de los principales espacios verdes y los espacios urbanos más significativos, la red proyectada se realiza Conforme a la Ley Foral 10/94; la totalidad de la red proyectada en la ciudad existente resulta coincidente con las acciones programadas por el Plan de Accesibilidad de Pamplona, de Septiembre de 2001.

Actuaciones peatonales propuestas en Casco Antiguo. Es este un proceso paulatino de peatonalización y construcción de aparcamientos subterráneos en distintos enclaves del conjunto, el Plan Municipal hace referencia al Plan Especial en cuanto a la localización de nuevos aparcamientos y a la construcción de espacios libres y peatonalización de las calles, plazas y diseño de espacios [Figura 238]; todo el desarrollo de las etapas de peatonalización del Casco Antiguo se realiza bajo la tutela del PEPRI Casco Antiguo del año 2001.

237.JPG

238.JPG

Actuaciones peatonales proyectadas en Ensanche. El Plan Municipal plantea diversas actuaciones de peatonalización, reurbanización y reordenación vial, destacando las siguientes:

– Eje C/ Yanguas y Miranda – C/ Navas de Tolosa – C/ Taconera. El objetivo es una clarificación de la infra estructura de la zona, identificando un nodo junto al Hotel Tres Reyes que permita la correcta unión de las calles Navas de Tolosa y Taconera, así como una relación más clara con las calles del Casco Viejo; también está el aumento en dimensión y continuidad del dominio peatonal, que se concreta con la peatonalización de las calles Bosquecillo, General Chinchilla y Marqués de Rozalejo, así como el ensanche de las aceras actuales.

– Eje Plaza del Castillo – Avda. Carlos III – Pza. Conde Rodezno. Con este eje se propone una mejora del espacio de la Av. Carlos III, mediante la peatonalización de su superficie en régimen de convivencia con tráfico rodado en las calles transversales; el tramo sur de la Av. Carlos III ya estaba peatonalizada desde el año 2000. El Plan propone también la reurbanización y mejora del espacio peatonal en la Av. Roncesvalles, así como del Paseo Sarasate.

– Antiguos Cuarteles en la Av. del Ejército para la construcción de un Auditorio-Palacio de Congresos y una plaza como espacio libre. El Plan Municipal incorpora un Plan Especial Palacio de Congresos-Auditorio, si bien al tiempo que se está finalizando la obra se aprueba definitivamente el municipal.

Actuaciones peatonales realizadas con el Plan Municipal.

p10.JPG

– Plan Especial Palacio de Congresos-Auditorio: plaza de El Baluarte y peatonalización Calle General Chinchilla (2003). Se trata de una obra relevante para el conjunto de la ciudad, el Auditorio y Palacios de Congresos de Navarra (El Baluarte) con aparcamiento subterráneo y una plaza pública en su superficie de unos 10.500m2, incorporando un nuevo espacio peatonal [Figura 239].

El proyecto se desarrolla según el Plan Especial Palacio de Congresos-Auditorio, aprobado definitivamente en Pleno del Ayuntamiento el 18 de mayo de 2000 (BON Nº70, 09/06/2000). Promovido por el Gobierno de Navarra en un solar que anteriormente era el Cuartel de Artillería que se estaba utilizando como aparcamiento en superficie, es cedido gratuitamente al Gobierno de Navarra para la construcción del auditorio (Pleno Municipal Acta Nº29, 04/10/2001).

En el Plan General de 1984, la parcela ya tiene proyectado el uso de equipamiento dotacional, posteriormente en 2003 con la aprobación definitiva del Plan Municipal, se considera la construcción de dicho auditorio como pieza clave para dotar a Pamplona de un carácter cultural, incorporándose mediante el Plan Especial, aunque para ese tiempo, la obra ya se está finalizando.

239.JPG

Formando parte del proyecto, se reurbaniza y peatonaliza la Calle General Chinchilla en el lado oeste [Figura 240], además se altera su calificación jurídica de bien de dominio público a patrimonial (BON Nº134, 06/11/2000) en la parte correspondiente al tramo del Auditorio, con una superficie de unos 2.000m2.

240.JPG

– Modificación puntual del Plan Municipal de Pamplona en Z.O.R._2/U.I. XV (rampa de acceso al garaje del Parlamento de Navarra): reurbanización y peatonalización de la Calle Marqués de Rozalejo (2007). En el Plan Municipal se expone la necesidad de realizar una unión más clara con las calles del Casco Antiguo, proponiendo para ello la peatonalización de la Calle Marqués de Rozalejo [Figura 241], se aprovecha la construcción de las rampas del aparcamiento en el sótano del Parlamento de Navarra (BON Nº38, 26/03/2006) localizadas en la propia Calle Marqués de Rozalejo, para la reurbanización y peatonalización en 2007 de la calle siendo financiadas las obras de urbanización por el Parlamento de Navarra.

241.JPG

– Reurbanización y renovación de redes en la Calle Tudela; Reurbanización Calle García Ximénez desde la Calle Sancho el Mayor hasta la conexión con la Avenida de Roncesvalles: peatonalización de las Calles Tudela y García Ximénez (2008/2009).

Actuación 1: Peatonalización Calle Tudela entre las Calles Estella y Av. Conde Oliveto (tramo 1) y Av. Conde Oliveto y Av. Zaragoza (tramo 2) y Calle García Ximénez entre Calle Yanguas y Mirada y Calle Sancho El Mayor. Esta intervención es realizada por El Corte Inglés, el Ayuntamiento y la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona (diariodenavarra.es, 15 de abril de 2008), ya se tenía prevista la construcción de un edificio comercial en el Solar de Intendencia para desarrollarse a través del Plan Especial Solar de Intendencia, concediéndose la licencia comercial en marzo de 2003 para la construcción de un gran almacén a través del correspondiente Proyecto Sectorial de Incidencia Supramunicipal (BON Nº45, 11/04/2003).

Entre las alegaciones presentadas en el periodo de información pública, se encuentra la presentada por el Ayuntamiento en la que se pregunta por la posibilidad de peatonalizar las calles García Ximénez (entre Yanguas y Miranda y Sancho el Mayor) y Tudela (entre Estella y Conde Oliveto) aprovechando la posibilidad de colocación de las rampas de acceso al sótano del edificio comercial, propuesta peatonal recogida en el nuevo Plan Municipal.

Finalmente la promotora accede a la peatonalización de dichas calles, con el coste de las obras a su cargo [Figura 242]. También son peatonalizados otros tramos de la Calle Tudela: el tramo entre García Ximénez y Conde de Oliveto y el tramo entre Calle Conde Oliveto y Av. de Zaragoza, repartiéndose los gastos de renovación de redes, reurbanización y peatonalización entre el Ayuntamiento y la Mancomunidad de Pamplona.

242.JPG

Actuación 2: Peatonalización Calle García Ximénez entre las Calles Sancho El Mayor y Av. de San Ignacio y conexión con Avenida de Rocesvalles. El objetivo de esta intervención es dar continuidad a dos zonas peatonales ejecutadas en distintos momentos; por un lado la zona peatonal en el entorno de El Corte Inglés y por otro la peatonalización de la Calle Roncesvalles junto a la Av. Carlos III (en su tramo norte), creando un importante eje peatonal este – oeste [Figura 238]. La obra se realiza con la subvención por el Fondo Estatal de Inversión Local del Gobierno de España -Plan E- (Resolución de 10 de Febrero de 2009).

Pacto de Movilidad sostenible de Pamplona (2005) y Plan de Movilidad Urbana Sostenible de la Comarca de Pamplona (2007).

Dentro del este apartado dedicado al Plan Municipal de Pamplona, se considera que ambos documentos, Pacto y Plan de Movilidad, hacen una importante aportación que complementa y confirma las necesidad descritas en el Plan Municipal, trasladando dichos objetivos tanto a Pamplona capital como a toda la Comarca.

El Pacto de Movilidad, enmarcado dentro de la Agenda 21 local de Pamplona, refleja una necesidad de resolver los problemas de la ciudad con respecto a la movilidad y especialmente los relacionados con los la congestión, la contaminación y el ruido, las dificultades de aparcamiento, siendo el peatón uno de los principales perjudicados.

Se propone conseguir un modelo de desarrollo sostenible a través, entre otras medidas, de la sustitución de viajes en vehículo privado por viajes en vehículo público y de viajes motorizados en general por viajes no motorizados, a pie y en bicicleta. El peatón se convierte en el principal protagonista de la ciudad, proponiéndose básicamente las peatonalizaciones y los itinerarios peatonales, dar prioridad al tráfico peatonal, dar calidad a los espacios peatonales y lo más fundamental, dar seguridad y accesibilidad al peatón.

En base a este Pacto de Movilidad Sostenible de Pamplona, se propone la elaboración de otro a nivel Comarcal y, bajo el mandato de la Mesa de Movilidad de la Comarca de Pamplona. Bajo estas premisas se realiza el Plan de Movilidad Urbana Sostenible de la Comarca de Pamplona en el año 2007.

Este emerge para dar respuesta a la preocupación general ocasionada por el aumento de la movilidad en el área metropolitana de la ciudad, cuyo ámbito geográfico coincide con el del Transporte Urbano Comarcal, se propone entonces un programa de movilidad de modos no motorizados formado por una red peatonal y ciclista de ámbito comarcal, además de tratar los temas relacionados con el aparcamiento y el transporte público y privado.

Desde la perspectiva de esta investigación, la aportación de este Plan se centra en la detección de los problemas del peatón y los objetivos marcados para la mejora del mismo en el desplazamiento por la Comarca.

Los problemas detectados son básicamente la falta de diseño de una urbanización, la falta de conectividad entre barrios y del centro con los barrios periféricos, falta de integración de zonas peatonales en la red peatonal, superación de las barreras infraestructurales y recuperar el protagonismo del peatón.

A partir de esto, los objetivos marcados por el Plan son disponer de una red principal de itinerarios peatonales que abarque toda la comarca, dar continuidad a dichos itinerarios ampliando aceras y resolviendo los problemas derivados de las barreras naturales y dar prioridad al peatón en el tratamiento de las intersecciones y cruces viales.

Finalmente se realiza un gráfico con la red de itinerarios peatonales y ciclistas en la corona comarcal [Figura 243].

243.JPG

Como se ha expuesto anteriormente, parte de estos objetivos marcados se están cumpliendo en el caso de Pamplona capital, peatonalizando las calles de los ensanches formando los itinerarios peatonales, descritos aquí y en el Plan General. También se ejecutan elementos de paso en su mayoría mecánicos, para superar la barrera topográfica de la ciudad y dar continuidad al desplazamiento del peatón, y que se desarrollan a continuación.

Elementos de paso de Pamplona.

Elementos mecánicos en los barrios de la ciudad. El Ayuntamiento de la ciudad inicia la ejecución de una serie de actuaciones encaminadas a eliminar barreras arquitectónicas, solventar los problemas de diferencias de cota permitiendo una relación más fluida entre los barrios, el acercamiento de las zonas periféricas con el centro de la ciudad a través de los itinerarios peatonales, mejorando la calidad de los barrios, su accesibilidad y movilidad.

En el anteriormente comentado Pacto de Movilidad Sostenible de Pamplona del año 2005, hay referencias a la necesidad de ascensores o escaleras mecánicas en los puntos de mayor pendiente de la ciudad, pero sin establecer su localización precisa. No obstante, desde el año 2004, ya se están realizando una serie de proyectos aislados de accesibilidad urbana con el llamado Plan de Eliminación de Barreras Arquitectónicas (BON Nº37, 25/03/2002). Este instrumento queda resumido en el siguiente cuadro de actuaciones:

asce.JPG

Los proyectos ejecutados son las siguientes:

1) Supresión de barreras arquitectónicas entre calles Rio Ega y Abejeras, barrio La Milagrosa (2004). Es el primer ascensor público de la ciudad, localizado en la Calle Erletoquieta para salvar una barrera hasta entonces infranqueable de 10,45metros entre los barrios de la Milagrosa en su parte baja e Iturrama en su parte de alta (Ayuntamiento de Pamplona -2005-:“Pacto Local de Movilidad Sostenible de Pamplona”, La movilidad del peatón p. 31-33). Se adjudica la obra en junio de 2003 entrando en funcionamiento en julio de 2004 [Figura 244].

2) Reurbanización y eliminación de barreras arquitectónicas Calle Isaac Albéniz, barrio La Milagrosa (2007). Se lleva a cabo un proyecto combinado de peatonalización y pavimentación de 2.400m2 de calle, con la ejecución de dos ascensores que unen La Milagrosa con el barrio del II Ensanche (BON Nº25, 27/02/2006) y salvando un desnivel entre los dos ascensores de 9 metros [Figura 245]; se adjudica la obra en febrero de 2006 cofinanciándose con fondos FEDER europeos (BON Nº77, 24/06/2009), y entrando en funcionamiento en enero de 2007.

244.JPG

3) Eliminación de barreras arquitectónicas en la Calle Rio Salado, barrio La Milagrosa (2007). El proyecto consiste en incorporar una rampa a una escalera existente [Figura 246], haciendo parte de las obras previstas para eliminar barreras arquitectónicas y mejorar la accesibilidad en los barrios; esta obra se culmina en 2007.

4) Supresión de barreras arquitectónicas mediante rampas mecánicas entre los barrios de Iturrama y Azpilagaña (2009) (BON Nº25, 27/02/2006). Estas son las primeras rampas mecánicas que se instalan en la ciudad, ejecutándose 2 elementos de este tipo de 1 metro de ancho, con escaleras en medio, salvando un desnivel de 7,30 metros [Figura 247]. La obra se adjudica en mayo de 2009 siendo subvencionada con el Fondo Estatal de Inversión Local, para finalmente ponerse en operación en octubre de 2009.

5) Eliminación de Barreras mediante Instalación de ascensor urbano entre Monasterio de Irache y Monasterio de Fitero, barrio San Juan (2009). En esta obra se realiza un ascensor con 3 paradas y con una capacidad de 17 personas, salvando un desnivel de 14,5 metros, es complementaria unas escaleras existentes [Figura 248]; es subvencionada por el Gobierno de Navarra y entra finalmente en funcionamiento en enero de 2009.

6) Apartamentos Tutelados en el Barrio de la Milagrosa (2011). Este proyecto consiste en la construcción de un edificio de apartamentos tutelados, con la novedad de estar dotados con un ascensor público en su interior que une la Plaza de Felisa Munárriz con la calle Lujián Gayarra, salva un desnivel de 6,5 metros y es complementario a las escalinatas existentes [Figura 249]. Se subvenciona con el Fondo Estatal de Inversión Local, entrando en marcha en marzo de 2011.246.JPG

7) 3ª Fase de urbanización de Lezkairu, Ascensor Urbano en Calle del Valle de Egüés, barrio de de Lezkairu (2012). El ascensor salva un desnivel de 12 metros con dos paradas, su objetivo es unir el nuevo barrio de Lezkairu, previsto para 5.800 viviendas, con el II Ensanche [Figura 250]; entra en funcionamiento en marzo de 2012 (diariodenavarra.es, 18 de octubre de 2011).

8) Ascensor Urbano en el grupo Urdanoz, barrio Urdanoz (2013). El objetivo de esta intervención es unir el barrio de Urdanoz en la parte baja, con el barrio de Echavacoiz Norte en la parte alta, salvando un desnivel de 25 metros, está dotado con una cabina para una capacidad de 21 personas [Figura 251]. Las obras del elevador también incluyen la urbanización de la zona de acceso en la parte del desembarco inferior, cuya entrada es frontal. Se pone en marcha en julio de 2013.

250.JPG

Elementos históricos en el Caso Antiguo: Pasaje Seminario y Pasaje de la Jacoba. La ciudad de Pamplona cuenta con dos pasajes históricos , que cabe destacar por la intención desde el Ayuntamiento de mantenerlos y hacerlos partícipes en la vida cotidiana de la ciudad, tanto por su aportación histórico, como funcional.

pasajes.JPG

1) Rehabilitación Pasaje Seminario (2008). El Pasaje surge como consecuencia del derribo en 1890 de 8 casas, que dejan un solar libre que comunica las Calles de San Saturnino y Ansoleaga. El señor Francisco Seminario, entonces concejal, construye dos edificios cediendo parte del solar para ensanchar la estrecha calle Bolserías que desde entonces se llama Calle San Saturnino.

El Pasaje Seminario se reforma en 2008 por parte del Ayuntamiento [Figura 252] con una inversión de 39.683,93 euros (Ayuntamiento de Pamplona, Memoria 2010 apartado 3.2.1 Urbanismo, obras y conservación urbana p. 47-48).

Conjuntamente y siguiendo la misma línea de actuación de embellecer y revitalizar espacios públicos, se realizan mejoras en la Belena de San Cernín y la Belena de Iruña o Pintamonas (diariodenavarra.es, 21 de julio de 2008) que anteriormente eran elementos de paso a modo de callejones interiores que atravesaban los edificios. Destaca la Belena de San Cernin por dejar al descubierto parte de la antigua Muralla.

2) Mejoras Pasaje de la Jacoba (2011). Hasta finales del siglo XIX había sido un pasadizo estrecho de 2 metros de ancho y de propiedad privada aunque regulado por el Consistorio. En 1891 el Ayuntamiento compra el edificio de la calle Zapatería Nº19, lo derriba y saca a subasta el solar que debía dejar una servidumbre de paso hacia la Plaza del Castillo (diariodenavarra.es, 31 de julio de 2011).

Se construye un edificio de la conocida familia de doña Jacoba San Miguel, de ahí el nombre del pasaje, que finalmente el Ayuntamiento opta por asentarlo como Pasaje de la Jacoba. En el año 2011 se lleva a cabo labores sencillas de mejora y mantenimiento por parte del Ayuntamiento sin realizar licitación [Figura 253].

252.JPG

 Pasarelas y pasos subterráneos en el resto de la ciudad. Se han construido varias pasarelas sobre la Ronda de Pamplona en su lado Norte (PA-30), con el fin de unir los barrios del sur de Chantrea, Ezkaba, Ansoain y Nuevo Ártica con los senderos del Monte San Cristóbal y con el barrio de Ártica al norte de la Ronda. Se ejecutan también otras dos pasarelas para salvar las vías del tren a su paso por el barrio de Nueva Ártica y por el Parque de los Aromas. [Figura 254].

254.JPG

La ciudad cuenta en menor cuantía con pasos peatonales inferiores, salvando elementos que dividen la ciudad como la vía rápida de la Av. de Navarra a su paso por el barrio de Ermitagaña [Figura 255] y Azpilagaña [Figura 256] o las vías de tren que dividen el barrio de San Jorge del barrio de Buztintxuri [Figura 257].

255.JPG

Resultados y datos numéricos.

Con el Plan Municipal se establecen pautas a tener en cuenta de cara a la peatonalización del Casco Antiguo y se plantean los itinerarios peatonales de los Ensanches, aunque sin aplicación inmediata hasta la redacción posterior de los Planes Especiales para el desarrollo de ambos barrios: PERI del Casco Antiguo y el PERI de los Ensanches.

La topografía de Pamplona, hace que se facilite el desplázame del peatón a través de la localización de elementos mecánicos de paso, extendiéndose una red de ascensores públicos sobre todo por la zona sur de la ciudad. Se prolongan las mejoras peatonales hasta las zonas más desfavorecidas desde el punto de vista geográfico.

Estas actuaciones, ejecutadas en pocos años, no son peatonalizaciones propiamente dichas. Son proyectos individuales al amparo del Plan de Eliminación de Barreras Arquitectónicas, si bien bajo las premisas establecidas en el Plan Municipal, por el Pacto de Movilidad de Pamplona y en el Plan de Movilidad de la Comarca de Pamplona.

De las actuaciones realizadas, destaca la construcción del Auditorio El Baluarte con un nuevo espacio peatonal de 15.000m2 que transforman un aparcamiento superficial en una plaza pública, formando parte de los edificios de equipamiento cultural que hacen una nueva aportación de áreas peatonales a la ciudad.

Con la aplicación del Plan Municipal se incrementa en 1,3 veces la superficie peatonal existente, equivalente a 1,5 kilómetros de calles peatonales. En esta etapa se peatonalizan y reurbanizan 2,3 hectáreas peatonales que, sumados a los existentes arroja un total de 4,1 hectáreas de espacio peatonal en los Ensanches.

 

4.4.2.10. Etapa Nº 10: aparcamiento subterráneo y reurbanización Av. Carlos III (entre calle Cortes de Navarra y Plaza Merindades) y Av. Roncesvalles; barrio I Ensanche (2005 – 2007).

p10.JPG

Antecedentes.

Con la entrada del nuevo gobierno de UPN en 1999 se concibe la idea de un gran paseo peatonal formado por el Paseo Sarasate, Plaza del Castillo y Av. Carlos III, siendo éste un cambio que se incorpora al Plan Municipal (Diario de Navarra, 27 de abril de 2001); también se refuerza el papel de los Ensanches a través de un Plan Especial de Reforma Interior en el que, entre otras actuaciones, está presente dicho eje peatonal.

Iniciativa: los vecinos promovieron la obra del aparcamiento.

Debido a la dificultad encontrar aparcamientos en el barrio, los vecinos del II Ensanche crean en junio de 2003 la Agrupación Parking Roncesvalles, con el objetivo de promover la construcción de un aparcamiento subterráneo en la AV. Carlos III, introduciendo la novedad de que se extendiera a la calle perpendicular Av. de Roncesvalles (diariodenavarra.es, 23 de octubre de 2003).

En cuanto a la urbanización de su superficie, se analiza la posible peatonalización de la Av. Roncesvalles y la Av. Carlos III, un proyecto realizado por los arquitectos Luis Tabuenca y Joaquín Gortari, supeditados a las exigencias de los técnicos del Ayuntamiento y bajo la fórmula de concesión administrativa. La agrupación, con el visto bueno del Ayuntamiento, da marcha a una propuesta que busca consolidar esta zona urbana como espacio peatonal.

Objetivo.

Los principales objetivos perseguidos con esta propuesta son continuar el eje peatonal por la Av. Carlos III, conectando su tramo sur ya peatonalizado en el año 2001, con la Plaza del Castillo también reurbanizada y peatonalizada en el año 2003.

Para ello se sigue la misma fórmula desarrollada en estos lugares, la construcción de un aparcamiento subterráneo y peatonalización de su superficie, para dar solución a problemas como la falta de actividad comercial y la escasez de aparcamientos.

La novedad en el proyecto es la incorporación de la Av. Roncesvalles, perpendicular a la Av. Carlos III, por lo que la zona de actuación adquiere forma de “T” creando un eje peatonal norte-sur por la Av. Carlos III y otro eje este-oeste por la Av. Roncesvalles, continuando peatonalmente este eje años después por la calle García Ximénez, formando parte del entorno peatonal del centro comercial El Corte Inglés.

Propuestas peatonales: Av. Carlos III (norte) y Av. Roncesvalles.

La actuación de reurbanización y peatonalización que abarca la Av. Carlos III y la Av. Roncesvalles, permitiéndose el paso de vehículos en sus calles perpendiculares tal y como ya existe en el tramo sur de la Av. Carlos III

Se pavimenta con cota única con suelo duro y zonas verdes, combinando un espacio vegetal central con zonas de estancia [Figura 258]. Para su realización, el Ayuntamiento saca la convocatoria de concurso público para la concesión, construcción y utilización del aparcamiento subterráneo en marzo de 2004 (BON Nº36, 24/03/2004), adjudicándose la obra en marzo de 2005 a la UTE Obenasa-Iruña S.A. por un periodo de 75 años (diariodenavarra.es, 22 de marzo de 2005).

Se finaliza en enero de 2007 y se destaca la colocación la escultura del Monumento del Encierro del escultor Rafael Huerta en la Av. Roncesvalles. También se realiza en 2006 una obra para homogeneizar la Av. Carlos III en su extremo sur con la plaza Conde Rodezno dando continuidad al paseo peatonal (Diario de Navarra, 12 de septiembre de 2006).

258.JPG

Ejecución de la obra: ruinas de la muralla bajo tierra. En la realización de los sondeos arqueológicos previos a la obra se encontraron restos de la muralla de la ciudad por lo que se tuvo previsto la aparición de los mismos a lo largo de la excavación del aparcamiento.

Se localizan estos restos en la Av. Carlos III correspondientes al llamado Baluarte de la Reina del siglo XVII, parte de la muralla que cerraba la ciudad hasta 1915 (Diario de Navarra, 25 de octubre de 2005). A través de la Fundación Príncipe de Viana (fundación para la conservación del patrimonio de Navarra) se ordena la integración de las ruinas en el propio aparcamiento; finalmente y para permitir su correcta construcción, los restos hallados se cortan en bloques para poder desplazarlos y posteriormente recolocarlos en el interior del aparcamiento una vez terminado (Diario de Navarra, 14 de enero de 2006).

Opinión de los comerciantes. La Asociación de Comerciantes del Ensanche se muestra conforme con la construcción del aparcamiento subterráneo a pesar de las molestias que pueda causar la obra; por otro lado, al ser un parquin para residentes, se considera que podrían quedar plazas libres en superficie y así atraer a clientes al barrio, mejorando la actividad económica, además de solucionar la escasez de aparcamientos.

La asociación también valora como positiva la solución de peatonalizar la superficie del aparcamiento, al contribuir a un mayor tránsito peatonal y tener así mayores posibilidades de venta (Diario de Navarra, 9 de marzo de 2004).

Resultados y datos numéricos.

La promoción del aparcamiento proviene de una agrupación vecinal, el Ayuntamiento recoge la idea, ejecutando la obra del parquin también por la perpendicular Av. Roncesvalles. La fórmula es misma que la usada en las anteriores fases de “aparcamiento subterráneo – superficie exterior peatonal”, por lo que se materializa los ejes peatonales norte-sur y parte del este-oeste de la ciudad.

La peatonalización del tramo norte de la Av. Carlos III es el resultado de la continuación del eje peatonal norte-sur planteado desde el Ayuntamiento y su Alcaldesa, en la primera peatonalización de la avenida en el año 2001.

Se incrementa en un 43% la superficie peatonal existente con un total de 2,1 kilómetros de calles peatonales. En esta etapa peatonalizan y reurbanizan 1,8 hectáreas que, sumados a los existentes, da un total de casi 6 hectáreas de espacio peatonal en los Ensanches.

t1.JPG

4.4.2.11. Etapa Nº 11: Plan Especial Reforma Interior I y II Ensanche (2007).

p11.JPG

Antecedentes e iniciativa.

El Plan Municipal de Pamplona aprobado en 2003 es el punto previo para la creación del Plan Especial para el conjunto de los dos Ensanches, un instrumento de desarrollo del planeamiento municipal de Pamplona, atendiendo y pormenorizando las determinaciones que se establecen para la Unidad Integrada XV que desde la aprobación del Plan Especial adquiere la consideración de Zona de Ordenación Remitida.

De esta forma se suscribe en 2005 el Plan de Actuación Conjunta entre el Gobierno de Navarra y el Ayuntamiento de Pamplona, para el periodo 2005-2007, en el que se establece como programa de actuación la elaboración del Plan Especial de Reforma Interior de los Ensanches de Pamplona, cuya redacción es subvencionada al 100% por el Gobierno de Navarra, dotado de un presupuesto de 263.103,45€ (Nota de prensa del Gobierno de Navarra, 18 de mayo de 2005).

l Plan Especial es redactado por el equipo del estudio de arquitectura 3G-Arquitectos con el arquitecto Sigifredo Martín a la cabeza; se aprueba definitivamente en abril de 2007 por el Pleno del Ayuntamiento, con el rechazo de toda la oposición y publicado en el Boletín de Navarra en junio de 2007 (BON Nº73, 13/06/2007).

Objetivos.

El objetivo clave de este instrumento de gestión es el mantenimiento de la estructura física y formal de los Ensanches reforzando su centralismo, recuperando las actividades comerciales que en los últimos años se habían localizado en la periferia de la ciudad y recobrar la función residencial perdida; se analizan las potencialidades de ambos Ensanches ya que ofrecen un alto nivel de valores urbanos y una posición estratégica en el conjunto de la ciudad; además, buena parte de la actividad administrativa, dotacional e institucional de la ciudad, comarca y región, se desarrolla en el Ensanche.

El PERI se centra entonces en el análisis de población, edificación, vivienda, usos, actividades económicas, equipamientos, áreas libres, movilidad, tráfico y aparcamiento (diariodenavarra.es, 29 de abril de 2005). Desde el anteproyecto se plantea la compatibilización del peatón con el vehículo, así como el aprovechamiento de la urbanización de ciertas calles para dotarlas de una nueva estructura, se establece una jerarquía de calles peatonales, circulación rodada y calles de coexistencia, aunque fundamentalmente se proponen nuevas calles a peatonalizar, como las calles San Fermín, Olite, Gorriti y Castillo de Maya.

La eliminación del coche en superficie se compensaría con la construcción de 3 nuevos y grandes aparcamientos subterráneos en la Plaza de la Cruz, Calle Olite y Av. de Galicia (diariodenavarra.es, 26 de noviembre de 2005).

Participación ciudadana.

Los vecinos de Pamplona envían 500 sugerencias al Ayuntamiento relacionadas con el Anteproyecto del PERI, participando en este proceso abierto vecinos, asociaciones y entidades privadas (diariodenavarra.es, 20 de junio de 2006). Las sugerencias se refieren a temas como los equipamientos, la rehabilitación, el tráfico y lugares específicos.

El propio Enrique Maya, Director de Gerencia de Urbanismo, explica el apoyo mostrado por los vecinos a la diferenciación y jerarquía del viario con las soluciones peatonales adaptadas y a los espacios de coexistencia del peatón con el coche, el Ayuntamiento mantiene entonces la propuesta de la pasarela peatonal sobre la bajada de Labrit, los circuitos peatonales y de bicicletas, así como las reformas urbanas de los espacios públicos [Figura 259].

259.JPG

Propuestas peatonales del PERI.

– Reurbanización Calle Felipe Gorriti y Calle San Fermín (2007-08). Antes de la aprobación definitiva del Plan Especial y bajo la tutela del anteproyecto del año 2005, se pone en marcha a finales de 2006 un proyecto piloto en la Calle Felipe Gorriti, con el objetivo de servir como pauta hacia el resto de calles a reurbanizar previstas en el PERI (diariodenavarra.es, 1 de septiembre de 2006).

Básicamente, el proyecto procura solventar problemas de barreras arquitectónicas, la mejora de los pavimentos y tratamientos superficiales, saneamientos e incorporación de áreas verdes y mobiliario. No se lleva a cabo una peatonalización pero se mantiene el esquema mixto de tráfico peatonal y rodado, dando énfasis al espacio de circulación de los peatones y manteniendo un tráfico rodado lento.

– Actuación 1: Obras de construcción de una pasarela de conexión entre la zona del Fuerte de San Bartolomé y el Baluarte de Labrit-Plaza Santa María La Real. Actuación 2: Obras de conexión peatonal mediante ascensor entre el Parque Media Luna y el Paseo del Arga y restauración del entorno amurallado: pasarela peatonal sobre bajada de Labrit y Pasarela y Ascensor de la Media Luna (2010/2011). Tanto en el anteproyecto como en la aprobación definitiva del PERI, se considera la conexión entre el Casco Antiguo y el Ensanche salvando la calle Juan de Labrit, tal como reza en el PERI:Se construirá un puente para peatones y bicis, sobre la Cuesta del Labrit, que facilite la relación de Ensanche y Casco Antiguo, así como, en su caso, un ascensor para peatones y bicicletas, en su cabecera más próxima al Ensanche”. Los dos proyectos forman parte también del Plan de Eliminación de Barreras Arquitectónicas del Ayuntamiento [Figura 260], mejorando la accesibilidad en esta parte de la ciudad; a través de la Pasarela Labrit, se da continuidad al paseo amurallado por la parte del Paseo de Obispo Barbazán salvando así el corte existente en la Cuesta de Labrit; el ascensor de la Media Luna se proyecta para unir el Parque de La Media Luna en la zona alta, con el Paseo del río Arga en la parte baja de la ciudad.

La financiación de ambos proyectos se hace a través del Fondo Estatal para el Empleo y la Sostenibilidad Local (Plan E) del Gobierno de España, adjudicándose la obra de la Pasarela del Labrit por trámite de urgencia en mayo de 2010 (BON Nº59, 14/05/2010), finalizándose en diciembre del mismo año. El Ascensor de la Media Luna se adjudica en mayo de 2010 (BON Nº63, 24/05/2010) finalizando la obra en febrero de 2011.

260.JPG

– Reurbanización de la Calle Tafalla: reurbanización y peatonalización Calle Tafalla (2012).

tafalla.JPG

Este proyecto se redacta tomando como base el Anteproyecto del PERI de 2005, formando parte del Plan de Inversiones Locales 2009-2012, recogida la actuación en el ejercicio de 2010 (BON Nº133, 31/10/2008), incorporando los trabajos de sustitución de las redes de abastecimiento y saneamiento tras el convenio firmado entre Ayuntamiento y la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona; en un principio se había seleccionado en el Plan Especial la Calle San Fermín para conformar un eje peatonal este-oeste, siendo finalmente la elegida la calle Tafalla paralela al sur [Figura 261].261.JPG

Se reurbaniza toda la calle y se proyecta con carácter peatonal el tramo comprendido entre las calle Castillo de Amaya y Paulino Caballero similar a la Av. Carlos III que atraviesa, circulando los coches excepcionalmente bajo la señal de tráfico S-28 “Calle Residencial” [Figura 262]. La obra se caracteriza por la eliminación de los aparcamientos en los cruces, para ampliar y crear pequeños espacios de estancia dotados con bancos y jardineras que separan las zonas de reposo de la zona rodada, también se dota la zona peatonal de bancos y aparca-bicis (diariodenavarra.es, 18 de junio de 2012).

262.JPG

Ordenanza Municipal de Tráfico en los Ensanches.

El Ayuntamiento aprueba en 2009 la Ordenanza Municipal de Tráfico de la Ciudad de Pamplona (BON Nº53, 04/05/2009), donde se describen las calles peatonales de los Ensanches con una limitación de 20 km/h para los vehículos que tuvieran permitido el acceso [Figura 263]. La señalización y elementos correspondientes al acceso de las áreas peatonales de los ensanches, se recogen de manera individualizada en el Anexo J al final de esta investigación, quedando resumido en el siguiente cuadro:

263.JPG

Las señales de tráfico predominante son las S-28 “Calle Residencial” y S-29 “Fin calle Residencial”, acompañadas en ocasiones con la señal de excepción de carga y descarga en horario limitado.

Aparcamientos subterráneos en los Ensanches.

La falta de aparcamientos es también en uno de los principales problemas a resolver por el PERI, ya que tan sólo el 10% de los edificios de los Ensanches dispone de aparcamiento propio dentro del inmueble, mientras que en el conjunto de Pamplona es del 30% (diariodenavarra.es, 29 de abril de 2005).

Antes del Plan Especial ya existen varios aparcamientos en el Ensanche, en la década de los 90 se construyen 4, dos en el II Ensanche (Blanca de Navarra y el de la Plaza de Conde Rodezno) y otros dos en el I Ensanche (Calle Hermanos Imaz y Plaza del Vínculo) incorporando al barrio un total de 1.250 plazas de garaje para una cobertura del 78% de los residentes (Diario de Navarra, 10 de noviembre de 1991).

En la década siguiente se construyen los aparcamientos del tramo sur y norte de la Av. Carlos III, ambas actuaciones peatonalizando su superficie con un total 1.595 nuevas plazas de garaje, para dar cobertura al 81% de los residentes; también se construyen otros 3 aparcamientos ligados a las edificaciones de nueva planta, como en el caso del Auditorio El Baluarte, el centro comercial El Corte Inglés y el aparcamiento de la Estación de Autobuses.

Entre los 3 edificios se incorporan al barrio 1.685 nuevas plazas de garaje todas en rotación. La idea en materia de aparcamientos del PERI, es compensar la pérdida de las plazas de garaje en la calle como consecuencia de las futuras peatonalizaciones. El único aparcamiento subterráneo construido hasta el momento es el de la Calle Olite, adjudicándose la obra en diciembre de 2009 (diariodenavarra.es, 30 de diciembre de 2009), finalizándose en el año 2011 [Figura 264]; la obra incluye la reurbanización de su superficie que, si bien no se considera peatonal, otorga continuidad al tráfico rodado. De forma resumida los aparcamientos construidos en los Ensanches son los siguientes:

264.JPG

Resultados y datos numéricos.

Con el PERI I y II Ensanche, se continúan las intenciones del PEPRI del Casco Antiguo, es decir, preferencia del peatón frente al coche, dotando las calles de un nuevo carácter peatonal o semi-peatonal. No obstante, las dos principales actuaciones peatonales de la Av. Carlos III se ejecutan con anterioridad, respondiendo a la mencionada intención política desde la alcaldía de un nuevo eje peatonal norte-sur de la ciudad.

El PERI marca las pautas para la reurbanización y peatonalización de las calles, si bien la peatonalización de la Calle Tafalla, primer proyecto ejecutado, no aparece como calle peatonal en él.

El PERI también marca la necesidad mejorar el desplazamiento del peatón en dos puntos geográficamente conflictivos, construyéndose una pasarela y un ascensor público, financiados ambos a través del Plan E.

Se construye también un total de 10 aparcamientos con unas 5.000 plazas, la mitad destinada a residentes. La superficie peatonal del barrio se incrementa en un 5% lo que equivale a un total de 2,3 kilómetros de calles peatonales. En esta etapa se peatonalizan casi 3 hectáreas de espacios peatonales que, sumados a los existentes da un total de 6,2 hectáreas.

t2.JPG

 

4.4.3. Otros.

En este apartado cabe destacar ciertas actuaciones realizadas en Pamplona, que si bien no son proyectos de peatonalizaciones propiamente dichos, si contribuyen a que la ciudad sea más agradable para el peatón, favoreciendo tanto a su desplazamiento, como a la construcción de nuevas áreas estanciales en la ciudad.

En esta línea habría que destacar en primer lugar una serie de proyectos que el Ayuntamiento pone en marcha a partir del año 2005, con el objetivo de recuperar espacios degradados o sin uso, de titularidad tanto pública como privada. En este último caso se aplica una ordenanza denominada Ordenanza Municipal de Ayudas a la Reurbanización de espacios privados de uso público de la ciudad (BON Nº108, 09/09/2005) [Figura 265], por lo que se integran a la ciudad nuevos espacios de índole privado pero de uso comunitario.

Otra de las fórmulas utilizada bajo esta ordenanza, es la de “aparcamiento subterráneo – plaza peatonal en su superficie”. Modelo ya mencionado a lo largo de esta investigación y ejecutado tanto en el casco histórico y ensanches de Pamplona, como en Burgos y San Sebastián.

Se aprovecha un espacio de la ciudad generalmente con aparcamiento en superficie, para construir un parquin subterráneo y una nueva plaza peatonal exterior, intentando solucionar dos problemas de la urbe como son la falta de aparcamiento y de espacios públicos [Figura 266].

Con estas intervenciones se incorporan casi 1 hectárea de nuevas zonas puramente peatonales, localizadas en los barrios antiguos y consolidados de la ciudad, y por lo general, con escasez de zonas públicas. El inventario y descripción de las actuaciones realizadas bajo estos modelos se recoge en el Anexo J de esta investigación.

265.JPG

Fuera de la zona céntrica de Pamplona, se comprueba cómo las condiciones favorables para el peatón se extienden hacia la periferia, llegando a los ensanches y Planes Parciales de los nuevos barrios.

La forma de actuación es a través de los elementos peatonales ya comentados en el apartado 3.3.4. “Elementos peatonales en áreas residenciales”, por lo que no se trata de procesos peatonales. En la mayoría de los barrios se realiza bajo la misma fórmula de edificaciones semicerradas con la parte central peatonal, en una mayor o menor escala. La mayor parte se construyen en la década de los 90 e inicios del 2000 a raíz de los Planes Parciales proyectados en los años 80.

En el Anexo J, del final de esta investigación, se hace un detallado inventario de las edificaciones más representativas por cada barrio, destacando las siguientes construcciones como ejemplos de las actuaciones realizadas en el barrio de La Rochapea [Figura 267 y Figura 268]  y San Jorge [Figura 269]:

267.JPG

En cuanto a los barrios analizados, destaca el de Barañáin por su anticipación en el tiempo, al ser pionero en materia peatonal. En el año 1968, se proyecta un eje peatonal desde su origen [Figura 270], a través del Plan Extensión de Barañáin, convirtiéndose corazón y eje comercial del barrio.270.JPG

Otro de los barrios que destaca por su proyección pensada de forma exclusiva para el peatón, es el ensanche de Mendillorri. La idea central es crear un barrio de baja densidad al estilo centro europeo con equipamientos, donde prime el aprovechamiento del espacio a través de unas zonas verdes que ocupan casi la mitad del sector [Figura 271].

Se proyecta entonces una urbanización de casi un millón de metros cuadrados, un nuevo distrito urbano con edificaciones de baja altura, rodeados de zonas verdes en forma de cruz que estructura el barrio, combinado con redes peatonales entre las manzanas y por un parque que facilite la comunicación peatonal por el entorno barrial [Figura 272]. El barrio está ampliamente explicado en el Anexo J, al final de la tesis.

271.JPG

Por último mencionar los proyectos realizados para la recuperación de los ríos Arga, Elorz y Sadar [Figura 273], constituyendo a través de los Planes Integrales de los ríos de Pamplona el Parque fluvial de Pamplona. Se consigue un importante eje peatonal formado por sendas y caminos peatonales combinados con zonas estanciales, zonas verdes y parques públicos.

273.JPG

Se ejecutan 11 kilómetros peatonales en el caso del río Arga y 6,5 kilómetros en el caso de los ríos Elorz y Sadar con casi 80 hectáreas de superficie peatonal total incorporada a los ríos. La inversión es de algo más de 17 millones de euros, cuantía financiada por el Ayuntamiento de Pamplona en un 20% y subvencionada por Fondos de Cohesión de la Unión Europea en un 80%.

4.4.4. Resultados y conclusiones generales.

cuadro general.JPG

En Pamplona se comprueba cómo desde antes de la época democrática ya se estaba proyectando calles peatonales en el casco antiguo a través del intento fallido de Plan General de finales de los años 70, y el posterior Avance PERI del Casco Antiguo tampoco aprobado. A esto hay que sumar el Plan General que a inicios de los años 80 se estaba gestando con técnicos destacados en materia del peatón como el caso del ingeniero Arturo Soria.

Se puede considerar por tanto, que la situación de planeamiento que se estaba desarrollando, pudo influir en el primer cierre al tráfico del casco antiguo realizado desde el Ayuntamiento de la ciudad en el año 1980.

Sin embargo, la primera propuesta de de peatonalizar y repavimentar ciertas calles procede de una iniciativa formal de los comerciantes del casco antiguo y de los ensanches presentando, a mediados de los años 90, un anteproyecto y una serie de objetivos básicos al consistorio. El propósito es siempre el mismo, mejorar los barrios cada vez más deteriorados desde el punto de vista social y económico.

En resumen se puede decir que en el inicio de proceso peatonal nos encontramos con tres tipos de agentes, los técnicos de planeamiento, los políticos del Ayuntamiento y los comerciantes, que de alguna manera fueron influenciaron en las primeras decisiones peatonales.

A partir de este momento de finales de los 90, y ya iniciado el proceso peatonal del casco antiguo, el agente que toma el dominio del proceso peatonal es el Ayuntamiento y más concretamente la figura de su Alcaldesa. A través de varios proyectos de urbanización de gran magnitud, se ejecutan las intervenciones peatonales más importantes de la ciudad.

Se realizan dos ejes peatonales perpendiculares en una de las arterias más importantes del ensanche de la ciudad como es la Av. Carlos III, y se aborda la peatonalización de la Plaza del Castillo, considerada como el emblema de la ciudad. El consistorio va imprimiendo su carácter personal en estas actuaciones peatonales.

Estas grandes intervenciones se realizan bajo la fórmula “aparcamiento subterráneo – plaza/eje peatonal en su superficie”, conocidos como propuestas “win-win” ya que favorecen por igual a los peatones y a los automovilistas, buscando solucionar dos de los principales problemas en la ciudad aportando nuevas plazas de garaje y nuevas áreas peatonales, como atractivo de los barrios.

Cabe destacar el hecho de que, la ejecución de estos proyectos fruto de las mencionadas decisiones políticas, son actuaciones independientes a la aprobación de los Planes Especiales e incluso un nuevo Plan Municipal. Son acciones que se van solapando en el tiempo, y por tanto sin una influencia mutua. Finalmente dichos planes, acaban recogiendo las propuestas a pesar de estar muchas de ellas finalizadas.

Otro factor a destacar hacia el final del proceso peatonal es el topográfico. Se ejecutan proyectos de elementos de paso mecánicos, en su mayoría ascensores públicos, con el objetivo de ir salvando las diferencias de cota de los barrios con peor acceso. Estas actuaciones se realizan al amparo del Pacto de Movilidad Sostenible de Pamplona del año 2005, y del llamado Plan de Eliminación de Barreras Arquitectónicas del año 2002, si bien en ambos documentos no se especifica ni las localizaciones, ni los programas de actuación al respecto.

Finalmente hay que destacar que el Ayuntamiento en la toma de medidas peatonales, va sirviéndose de ayudas que provienen desde el Proyecto Urban Europeo, hasta el Plan E del gobierno central de Zapatero. Se ejecutan bajo estas subvenciones muchas de las actuaciones previstas en el PERI del Casco Antiguo del año 2001, y algunos de los elementos mecánicos de paso.

En un periodo de 18 años se peatonaliza un total de 21,5 hectáreas, con casi un 90% reurbanizado, equivalente a 13 kilómetros de calles peatonales, con el casco histórico un 75% peatonal. Se construye además 10 elementos de paso repartidos por la ciudad, en su mayoría en forma de ascensores públicos.

 

Anuncios